Peor el remedio que el mal (II)

Nueve directores de Institutos Nacionales de Salud reclamaron a diputados los recortes en el sector

Carlos Zúñiga
Carlos Zúñiga / Acceso libre / El Heraldo de México

En su perfil de Facebook, un médico del Hospital Infantil de México Federico Gómez cuenta las vicisitudes que hasta hace unos días tenían que atravesar para llevar a cirugía a niños y adolescentes con algún tipo de cáncer. Todavía el año pasado llegaban a tener 700 procedimientos quirúrgicos, siendo la mitad cirugías mayores y esto, atendiendo a los pacientes únicamente 2 días a la semana debido a las limitaciones de personal y material de quirófano.

Desde febrero le pidieron que acotara aun más la cantidad de pacientes atendidos. Para marzo, debido a la disminución de personal de enfermería, se acortó el tiempo para cirugías. Las limitantes se extendieron a los servicios de anestesia y la capacidad de atención menguó todavía más. De continuar los recortes, con los recursos a la mano apenas se realizarían poco más de 100 cirugías mayores en este año.

Los médicos del Hospital Infantil enviaron una carta al Presidente pidiéndole, casi rogándole, que ya no se apliquen más recortes al Sector Salud. Especialistas del Instituto Nacional de Cancerología explicaron en otro escrito al Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, que las reservas presupuestales ponen en riesgo la vida de 3 mil 500 mujeres con cáncer de ovario, cervicouterino, pulmón y endometrio.

Las carencias llevaron a los directores de nueve Institutos Nacionales de Salud reclamar en otra carta a diputados los recortes y la retención de 2 mil 300 millones de pesos en su presupuesto, que comprometen gravemente su operación.

Los hospitales públicos de salud tienen una crisis que el gobierno federal no ha querido reconocer. Ayer Andrés Manuel López Obrador dijo en su conferencia mañanera que la retención de recursos es un invento de los directivos, que estaban mal informados y que la situación se iba a aclarar. Una gran oportunidad perdida.

El diputado morenista Alfonso Ramírez Cuéllar, de la Comisión de Presupesto, dijo que en las próximas horas habría solución a las de recursos. Pero a esta hora, la muerte de varias mujeres y bebés ya se achaca a la orden de austeridad, que ahora se confunde con las medidas para evitar la corrupción.

¿Quién es el responsable directo de esta crisis sin precedentes? ¿Quién dará la cara y explicará a los pacientes por qué no se les puede atender?

En su texto de renuncia a la dirección del IMSS, Germán Martínez Cázares, sentenció que ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano. Pareciera que esa carta animó a los directores de los Institutos Nacionales de Salud a denunciar sus propios padecimientos. Pero estos médicos no quieren irse y dejar en el abandono a sus pacientes. Para resolver esta crisis en definitiva no hay fecha, como en esta administración parece no haber fecha para las acciones trascendentales. Pero hablando de la salud de miles de mexicanos, esto es una calamidad.

La corrupción hace que se pudran vidas. La ineptitud hace que se pierdan.

[email protected]

@CARLOSZUP

¿Te gustó este contenido?