Peña ordena entrega del poder

Por primera vez para la entrega, recepción y rendición de cuentas será digital y estará abierto a la ciudadanía

Peña ordena entrega del poder

Nueve meses antes de la elección del 1 de julio, el gobierno del presidente Enrique Peña inició el proceso para la Entrega, Recepción y Rendición de Cuentas a la nueva administración que encabezará Andrés Manuel López Obrador.

El 23 de octubre de 2017, por medio de un oficio, el gobierno peñista abrió este proceso con la emisión de un manual para la Entrega-Recepción y la elaboración de un sistema de repositorio de información a cargo de la Subsecretaría de Auditoría de la Gestión Gubernamental.

Por primera vez este proceso será digital y estará abierto a la ciudadanía. La Secretaría de la Función Pública, a través de los lineamientos y del manual, coordina y da seguimiento a todo el proceso.

Todos los documentos que entregará cada titular abarcará los seis años de gestión en cada institución, independientemente de los cambios de titular, y estarán disponibles para que cualquier ciudadano pueda entrar y revisar el sistema.

Por medio del proceso de Entrega-Recepción, el gobierno peñista rendirá cuentas sobre los programas, proyectos, acciones, compromisos, información, asuntos, recursos y situación de las dependencias, órganos administrativos desconcentrados y otras entidades de la Administración Pública Federal, la Procuraduría General de la República, y las empresas productivas del Estado.

Cada institución informará cómo ejerció el presupuesto federal, las obras y programas que concluyeron, las que están en curso y aquellas que podrían continuar, así como los padrones de beneficiarios de los programas y subsidios de gobierno.

Por instrucciones del presidente, el proceso incluirá un informe sobre cada uno de los hechos o investigaciones ligadas al actual gobierno: la Casa Blanca de Las Lomas, la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y el socavón que se abrió en la autopista a Cuernavaca, matando a dos personas, solo por citar algunos.

El propósito es que sea un proceso transparente, oportuno y homogéneo, que facilite la toma de decisiones a partir de la información del presente, pasado y el futuro de la administración pública.

Entre los puntos más importantes del proceso, sobresalen: 

Resultados de programas, proyectos y estrategias; recursos presupuestarios y financieros de la Cuenta Pública y el informe de avance de gestión; recursos humanos y materiales (muebles, inmuebles, tecnología); situación jurídica (litigios y procesos en curso) y uno fundamental: la relación de las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación, si se atendieron o no, y si derivaron en denuncias penales o procesos administrativos.

En términos de la nueva ley, los archivos de trámite, de concentración e históricos. Algunos indicadores de calidad de gestión, grado de cumplimiento de datos abiertos, ética e integridad.

Quizá el más importante para la toma de decisiones es el apartado de prospectivas y recomendaciones para dar cumplimiento a programas, proyectos y servicios.

El proceso considera la elaboración de libros blancos con la información cronológica, de acciones legales, presupuestarias, administrativas, operativas, los resultados y los documentos de cada programa y obra.

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano