Pedro Haces Barba: En la Reforma Laboral los empresarios sí cuentan

Con esta reforma renacen las esperanzas de un México más justo para sus trabajadores, un pendiente histórico que toma forma en la Cuarta Transformación del país

Pedro_Haces_Barba
Pedro Haces Barba, Senador de Morena

Se ha dado el primer gran paso para cambiar la vida laboral y económica de México: los diputados aprobaron la Reforma Laboral, que no nada más representa el cumplimiento de nuestra parte del compromiso para echar a andar el T-MEC; con ella también se cristaliza la necesaria democracia sindical que marca el quehacer del sindicalismo moderno.

Con esta reforma renacen las esperanzas de un México más justo para sus trabajadores, un pendiente histórico que toma forma en la Cuarta Transformación del país.

Para lograrlo, es necesario armonizar los factores de la producción en una simbiosis positiva que beneficie a todos. Gobierno, trabajadores y empresarios constituyen un ecosistema vivo, al que hay que cuidar, preservar y garantizar que se respeten sus derechos.

La Reforma ya está en marcha en beneficio de millones de familias, el gobierno está haciendo su parte y se comienzan a notar los vientos de cambio.

Pero, ¿y los empresarios qué papel juegan?

El más importante: son ellos los que han apostado por crear fuentes de empleo, pagan impuestos, capacitación y procuran ambientes de seguridad y desarrollo para miles de familias. Sólo los empresarios saben lo que es tronarse los dedos cada quincena para pagar nóminas, bonos e impuestos aún con pérdidas.

Para el sindicalismo moderno los empresarios son nuestros amigos y aliados porque, cada vez que una empresa se establece o se expande, eso significa más puestos de trabajo, más ingresos para las familias. Con el empresario logramos acuerdos, nos organizamos y construimos juntos un ambiente de concordia, y condiciones para producir y crecer.

Hoy, gracias al liderazgo del Presidente López Obrador, las condiciones están dadas para una relación ganar-ganar entre los sindicatos, es decir los trabajadores, y los empresarios: los primeros aportan su fuerza de trabajo, lealtad y compromiso con la compañía para la que laboran, y los empresarios remuneran de manera justa y crean condiciones de trabajo dignas.

En CATEM lo sabemos y reconocemos el valor de los empresarios; especialmente cuando escucho a muchas personas decir que, gracias a su trabajo pudieron aliviar temas de salud de sus hijos, ofrecer educación universitaria y llevar de viaje a su familia. Gracias a las fuentes de empleo que se logran por las inversiones que hacen los hombres de negocios en México, millones de madres de familia, que han sido abandonadas por sus parejas, reciben apoyo de sus empresas para sacar adelante a sus hijos.

Por esas y miles de razones más no podemos olvidar que en la dinámica tripartita de la economía: empresarios, gobierno y trabajadores, todos cuentan, todos tienen derechos, obligaciones y mucho compromiso y amor por México.

Los sindicatos modernos sí entendemos que los empresarios no solamente son amigos, son aliados en esta compleja tarea de regresar a los trabajadores la esperanza de un mejor futuro.

 

@PEDROHACESO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo