Pedro Ferriz de Con: Variables y Constantes

Pedro Ferriz de Con: Variables y Constantes

Vivimos momentos que merecen pensarse en función de variables que, echadas en un cubilete, arrojan dados que, al guardarlos, semejan a la mentirosa. ¿Cómo andan los dados de los mexicanos? ¿Estamos listos para jugarnos a la suerte los siguientes 6 años? ¡Ahí le va mi tirada!

Energía: en julio de 2012 el litro de magna valía $10.36; en junio de 2018 $19.79. El aumento es de 91.02% en el sexenio que está por terminar. El kilowatt hora comparado entre México y Estados Unidos nos resulta 30% más caro en lo que lanzamos nuestros dados.

El TLCAN, con 24 años de antigüedad, se ha desgastado. La administración Trump aumenta aranceles en acero y aluminio y desata una guerra comercial que apenas empieza, y cuyo pronóstico es reservado. El sexenio terminará sin visos de solución. El peso en 20.93 por dólar y la expectativa es inestable y creciente, según vengan los resultados de nuestras elecciones. El 1 de diciembre de 2012 la cotización de nuestra moneda rondaba los $12.93 por dólar, lo que nos lleva a una devaluación del 61.8365% desde que Peña Nieto tomó las riendas del país.

La deuda externa ¡se duplicó! en el mismo periodo. Al cierre de 2012, la deuda externa de México fue equivalente a 46% de los ingresos totales públicos. Para el cierre de 2017 ‒ya que 2018 dará su cifra una vez que termine‒ ésta representó 78% de los ingresos del país. Pasamos con enorme elegancia del ámbar al rojo. Las finanzas públicas, con todo y la Reforma Fiscal, son un desastre. Mas bien diría ¡por la misma reforma! El advenimiento de un régimen de izquierda ya ha provocado una desbandada de pesos al exterior.

La cifra no es cuantificable debido a que produciría pánico doméstico, aunque sé qué hay infinidad de órdenes a bancos, de clientes mexicanos que han migrado o migrarán depósitos a Safe heavens que en términos financieros significa: País seguro donde fincar ahorro e inversión.

Estados Unidos, Suiza e Inglaterra han resultado nuevos nidos para mexicanos nerviosos ante el porvenir. Y por ésta razón, parte de la devaluación reciente ¡Y el vendaval apenas empieza! Y mi sexto dado ‒perdón que sean seis‒ es una combinación de dos factores:

1.- La falta de certeza sobre el proceso electoral. El Instituo Nacional Electoral y el Tribunal Federal Electoral ya no son instituciones confiables.

2.- Cárteles de la delincuencia y otros de políticos se colaron en la elaboración de credenciales de elector falsas que fueron vendidas a candidatos independientes. Y eso abrió la caja de Pandora hacia el 1 de julio. Hoy México vive el final del sexenio más corrupto de la historia. La evaluación de daños no arroja un arqueo detallado de las consecuencias. ¿Podemos sacar al país del hoyo profundo en el que está? Hay sectores de la población que desean romper el esquema histórico que nos ha gobernado.

Dicho de otra forma: hacer a un lado al neoliberalismo que tanto daño ha hecho. Cabe una pregunta: ¿El neoliberalismo fue la causa o sus rapaces intérpretes? Si se trata de dar la oportunidad a otra ideología, y muchos coinciden que es la de AMLO, sólo tengo una pregunta: y eso que propone AMLO ¿qué es y cómo se llama?

Que Dios salve a México de más malos gobiernos y mesías pasados de moda.

 

@PEDROFERRIZ

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano