Patrimonio mesoamericano ocupa lugar en agenda de Bakú

La iniciativa de registrar la riqueza patrimonial se da por el país interesado

Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México
Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

En la reunión del Comité de Patrimonio Mundial de Bakú, en Azerbaiyán, se trataron asuntos de vital importancia para el patrimonio cultural mesoamericano que se encuentra en la agenda de la UNESCO.

Por un lado, el análisis de los reportes nacionales y del organismo sobre la instrumentación de las decisiones del comité. Por el otro, los que abordan el registro y procesos que involucran el cuidado de sitios y reservas del patrimonio cultural ubicados en Honduras, Panamá y México.

La iniciativa de registrar la riqueza patrimonial inicia por el país interesado, y depende de la comunidad su conservación. Particularmente cuando se analiza su protección desde el desarrollo sostenible.

En específico, es lo que está analizado el patrimonio registrado y el que está por incorporarse cuando se trata de América Central, El Caribe, al mismo tiempo que en la región de América del Norte cuando requiere de la comunidad internacional para fortalecer la protección cultural tangible e intangible

La alerta que representa el informe de Bakú sobre el riesgo en el mar de Cortés en México y el sitio de conservación de la Reserva de la Biósfera río Plátano, en Honduras, junto con las recomendaciones para avanzar en registro del corredor histórico colonial en Panamá implican coordinación externa.

El incendio de estos días en la Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an implica la respuesta de la población con la cooperación de autoridades y de la acción regional. Se encuentra en una zona cerca de las fronteras con Belice y Guatemala, región en la que es indudable el impacto posterior.

Los mismos países viven en la región del Caribe la cercanía del mar de Sargaso, considerado una selva dorada flotante que requiere de protección, según el reporte científico de la Comisión internacional dedicada al fenómeno. La Organización Marítima Internacional ha realizado un llamado para la comprensión de su importancia ecológica y manejo adecuado.

Al mismo tiempo, en la región del Pacífico se sufre por el impacto de la contaminación industrial en el mar de Cortés, otro reto que implica la gestión ambiental del patrimonio cultural y ambiental en riesgo.

Los resultados de la reunión de la UNESCO en Bakú abrieron nuevas opciones para la toma de decisiones adoptadas en el patrimonio cultural de la tierra.

El reto de la relación entre el medio ambiente y la protección patrimonio aumenta su complejidad en las vacaciones de verano en la región mesoamericana, donde crece la actividad entre locales, vecinos y personas que arriban en la región.

La seguridad del desarrollo depende de la paz y estabilidad en la región. Los recursos que se operen determinan el resultado de las políticas públicas de desarrollo territorial y global.

Por Guadalupe González

*Catedrática universitaria

[email protected] 

@GUADALUPEGONZCH

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAlejandro Poiré / Opinión El Heraldo de México

Adictiva y contagiosa articulista