Partidos y grupos parlamentarios

El número de partidos en México depende de que mantengan su afiliación y de obtener 3% de la votación en la elección

Arturo Sánchez Gutiérrez, Decano Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey / Heraldo de México
Arturo Sánchez Gutiérrez, Decano Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey / Heraldo de México

Frecuentemente me preguntan si se requieren más partidos políticos en México, especialmente ahora que el INE abrió el proceso sexenal para otorgar nuevos registros. Un total de 106 organizaciones notificaron al INE su propósito de ser partido y sólo 87 procedieron. Se supone que esas organizaciones están ahora en la lucha por celebrar las asambleas y obtener el número de afiliados que exige la ley.

¿Cuántos lo lograrán? Más allá de la capacidad organizativa y la representatividad en al menos 20 estados de la República o en 200 de los distritos electorales, las organizaciones tienen que reunir 233 mil 945 afiliados. Si las 87 organizaciones tuvieran éxito, tendríamos a más de 20 millones de nuevos militantes partidistas en el país, el 22 por ciento del padrón electoral. Difícilmente ocurrirá.

En todo caso, el número de partidos en México depende de que mantengan su afiliación y de que obtengan 3 por ciento de la votación en la elección. En otras palabras, un partido depende del voto ciudadano. Por eso, partidos llegan y partidos se van, y sólo permanecen los que realmente tienen apoyo social. Cuando un partido pierde el registro, además de retirarle sus prerrogativas, el INE debe de realizar un proceso de liquidación, para asegurarse que se cumplan todos los compromisos que el partido pudo adquirir. Al desaparecer, se pierde la representación en cualquier órgano electoral, incluido el INE.

Sin embargo, algo curioso ocurre en el caso del otrora Partido Encuentro Social (PES), que formó parte de la coalición Juntos Haremos Historia, junto con Morena y el Partido del Trabajo. La coalición en su conjunto ganó muchas de las elecciones, pero debido fundamentalmente al voto de Morena. Eso permitió que el PES alcanzara triunfos en diputaciones y senadurías, aunque su número de votos no le permitió mantener el registro. Así lo sentenció el Tribunal Electoral, después de largas deliberaciones.

Ahora que termina el primer periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, uno se pregunta ¿por qué existe un grupo parlamentario a nombre del PES? ¿Por qué forma parte de la Junta de Coordinación Política? ¿Bajo qué normas partidarias puede actuar una bancada que no tiene una organización partidaria que lo respalde? Sin duda, los diputados y senadores electos deben permanecer en sus puestos, ya que fueron votados por la ciudadanía a nombre de la coalición ganadora, pero, ¿pueden constituir un grupo parlamentario sin partido?

Ahora que el INE observa a 87 organizaciones que buscan ser partidos, habría que revisar la legalidad y pertinencia de la operación del sistema de partidos para analizar casos como el del PES. El tema no es menor, puesto que los grupos parlamentarios tienen prerrogativas como tales y capacidad de influir en las decisiones del Congreso. En mi opinión, el Tribunal Electoral podría validar o no ese tipo de decisiones con las que está operando el Congreso de la Unión, pero al parecer no hay partido que se haya opuesto a tales disposiciones ni interpuesto un recurso al respecto.

 

Por ARTURO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ

DECANO ASOCIADO DE LA ESCUELA DE GOBIERNO Y TRANSFORMACIÓN PÚBLICA TECNOLÓGICO DE MONTERREY.

@ARTUROSANCHEZG

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónArticulista invitado / Alejandro Echegaray / El Heraldo de México

Jugando a los bolos, solo…