Para leer el 1er Informe

El Informe reiterará los avances en materia de las políticas sociales, exaltando el número de beneficiados y los logros en el combate a la corrupción

Arturo_Sánchez_Gutiérrez
Arturo Sánchez Gutiérrez / Decano Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey

La retórica mañanera del presidente López Obrador nos tiene acostumbrados a escuchar tres argumentos: (1) Todo va muy bien; (2) todos los problemas son culpa de administraciones pasadas; y (3) ante cualquier cuestionamiento, el Presidente tiene otros datos.

Por lo tanto, es de esperar que la tónica del Primer Informe de Gobierno sea la misma, esta vez con muchos números, como lo hizo en su discurso cuando celebró un año de su elección. Quizá la parte más interesante sea su mensaje político, pero no parece que habrá sorpresas.

Lo cierto es que llegamos al Primer Informe con un paquete de temas en los que no hay resultados aún. A pesar de la creación de la Guardia Nacional, la inseguridad y la acción de grupos armados y de la delincuencia organizada siguen generando homicidios, secuestros y asaltos. Además, el 1er Informe está precedido de la evidente falta de coordinación entre el Presidente, la Secretaría de Gobernación y uno de sus subsecretarios, sobre el posible diálogo con grupos armados en al menos tres estados.

Por otra parte, el Presidente cuenta con una buena noticia para su informe. El acuerdo al que llegó antier con tres empresas, una de ellas dirigida por el ingeniero Carlos Slim, le permitirá insistir en que vamos bien y que los empresarios tienen confianza en la política económica del gobierno. Sin duda, se trata de un importante respiro en el que se percibe la capacidad política y de negociación del director de la CFE, Manuel Bartlett, además del liderazgo económico de Carlos Slim. Fue un juego ganar-ganar cuyos resultados están por verse. La negociación política con los empresarios fue la clave de este acuerdo, que pudo haberse dado desde el principio del gobierno, y que pone de manifiesto que la buscada separación entre economía y política no es una realidad.

Paralelamente, el Primer Informe de Gobierno está rodeado de temas que seguramente no mencionará el Presidente, que constituyen el contexto político de este año. Entre esos temas está la llamada ley Bonilla y su pretendida consulta; el atorón de la reforma constitucional sobre la revocación de mandato y la consulta popular; la crisis de falta de medicinas y vacunas en los hospitales; y los problemas con los migrantes en el sureste de la República, entre otros temas. Por si fuera poco, en la Cámara de Diputados, Morena busca cambiar acuerdos y normas para monopolizar la presidencia de la Cámara durante los tres años de esta Legislatura, con la consecuente reacción de la oposición.

Seguramente el Informe reiterará los avances en materia de las políticas sociales, exaltando el número de beneficiados y los logros en el combate a la corrupción. Al respecto habría que revisar el estudio de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, (@MXvsCORRUPCION) sobre el proyecto de Jóvenes Construyendo Futuro. Se trata de una auditoría al programa que, al parecer, muestra deficiencias. Con todo, habrá que escuchar atentos el Informe, observar el ceremonial por el que optará el Presidente y analizar su contenido. El debate seguirá abierto.

POR ARTURO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ

DECANO DE LA ESCUELA DE GOBIERNO, ITESM

@ARTUROSANCHEZG

abr

¿Te gustó este contenido?