Papel y pluma vs. Alternativas digitales

Todo era digital, ya sea que escribían todo en su tableta con una pluma digital o directamente fotografías del pizarrón o videos de la maestra dando clase

Armando Kassian / Columna Mundo Digital / El Heraldo de México

Me llamó la atención la visita que tuve a la oficina de unos estudiantes de preparatoria, en donde me mostraron sus apuntes de clases.

Todo era digital, ya sea que escribían todo en su tableta con una pluma digital o directamente fotografías del pizarrón o videos de la maestra dando clase.

Para el ejercicio que teníamos que hacer, había que buscar entre todos sus apuntes, notas muy especificas que fueron encontradas rápidamente con el motor de búsqueda del software, que cada uno usaba para tomar notas en sus tabletas.

Esta misma semana me encuentro una noticia que habla sobre como la Policía de Nueva York ha dejado de usar papel y pluma, para hacer todo de forma digital. Desde levantar una infracción, hasta toda la documentación de algún caso o proceso legal.

Estos dos ejemplos, y sumado a los cambios que veo en clases, a lo largo de más de 10 años como docente universitario, me convencen cada día más de que el uso de papel y pluma es algo obsoleto; ha dejado de ser práctico y es claro que, aunque los usuarios fuertes de papel y lápiz defienden su uso, como si pertenecieran a algún tipo de secta de esos medios, es sin duda una tecnología que tiene miles de años y que deja una huella ecológica relevante.

Pero mas allá de la huella ecología y de su antigüedad, un factor importante es que para este tipo de tecnología no existen motores de búsqueda.

Si estos estudiantes hubieran llegado con sus apuntes tomados a mano en papel hubiéramos tardado unas cinco veces más en recopilar la información que necesitábamos.

La tecnología que nos ha dado alternativas digitales, ya permite que se tomen notas en un aparato electrónico con la misma comodidad que en un papel.

Con la práctica adecuada, una persona puede escribir en un dispositivo más rápido si utiliza adecuadamente las palabras que son sugeridas, y otras opciones que presentan estos aparatos.

Así, sugiero preguntarle a los hijos, nietos o familiares pequeños si esto es posible; esto no quiere decir que ellos tienen un cerebro privilegiado o superior, simplemente no han tenido la necesidad de desaprender algo.

Quizás pueda parecer un poco exagerado, sin embargo, así como cuando llegó el lápiz y el papel, desapareció el martillo y el cincel, es como se irá dejando de usar el lápiz y el papel.

POR ARMANDO KASSIAN
@ARKASMI

abr

¿Te gustó este contenido?