País de impresentables

La lista es interminable. Hay corruptos en todos los partidos, convertidos, estos, en red de protección que premia la lealtad con impunidad.


El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, señalado por el desfalco a las arcas públicas más grande en la historia de México: 35 mil millones de pesos; Tomás Yárrington, de Tamaulipas, detenido en Italia acusado de narcotráfico, asesinato y desvío de recursos; Andrés Granier, de Tabasco, preso por el desvío de dos mil 600 millones de pesos; Guillermo Padrés, de Sonora, detenido por mover 312 millones de pesos de procedencia ilícita; César Duarte, de Chihuahua, acusado de daño al patrimonio estatal por 6 mil millones de pesos; Roberto Borge, de Quintana Roo, señalado por ocasionar un boquete a las finanzas mediante la venta de predios subvaluados, por más de mil 200 millones de pesos; Eugenio Hernández, de Tamaulipas, acusado de lavado de dinero para el narcotráfico en México y EUA; Manuel Cavazos Lerma, también de Tamaulipas –y hoy senador del PRI-, señalado desde hace dos décadas de ligas con el crimen organizado; Rodrigo Medina, de Nuevo León, acusado de enriquecimiento inexplicable y el desvío de 3 mil 128 millones de pesos; Gabino Cué, de Oaxaca, sospechoso por el desvío de 10 mil millones de pesos (Auditoria Superior de la Federación, ejercicios fiscales 2011- 2015); Luis Armando Reynoso, de Aguascalientes, investigado por peculado y uso indebido del ejercicio público; Humberto Moreira, de Coahuila, señalado por corrupción y nexos con la delincuencia organizada; Fausto Vallejo, de Michoacán, acusado del desvío de más de dos mil millones de pesos, y cuyo interino, Jesús Reyna, está preso… bajo sospecha, el gobernador de Nayarit Roberto Sandoval, cuyo Fiscal general, Edgar Veytia, fue detenido en EUA por presuntas ligas con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Son apenas botones de muestra. Y eso que no hablamos de la diputada de Morena Eva Cadena; el priista encubierto por su partido Tarek Abdalá, extesorero de Javier Duarte en Veracruz, acusado de participar en el desvío de 23 mil millones de pesos; Flavino Ríos, quien prestó un helicóptero estatal a Duarte para huir; Miguel Tame, designado por Felipe Calderón director de Pemex Refinación, señalado por adjudicar contratos millonarios a Odebrecht; Emilio Lozoya, exdirector de Pemex hasta hace meses, presuntamente implicado en la recepción de sobornos millonarios… no acabaríamos.

La lista es interminable. Hay corruptos en todos los partidos, convertidos, estos, en red de protección que premia la lealtad con impunidad. En ese mar de impresentables, el combate a la impunidad no parece prioridad de la clase política que, toda, en mayor o menor medida, se alimenta de ella. ¿Cómo explicar que el Congreso arrastre, desde hace tres años el nombramiento del Fiscal Anticorrupción?

Los impresentables existen porque hay un sistema que los protege.

-Off the record

Roberto Borge pasea en Centroamérica, como Javier Duarte lo hizo seis meses. Entre los prófugos: el otro Duarte, César, campante en El Paso, Texas. A Eugenio Hernández, de Tamaulipas, lo sitúan en México, donde hasta hace unos meses se dejaba ver en restaurantes.

¿Te gustó este contenido?