Otro horizonte para el café

La dinámica del café incide con los vaivenes de la dinámica regional porque es un producto central en los procesos de estabilidad social

Netlog

En días recientes se han presentado varias iniciativas que provienen de la región de países de la región mesoamericana por el cambiante contexto de la producción y distribución comercial del café. La dinámica del café incide con los vaivenes de la dinámica regional porque es un producto central en los procesos de estabilidad social. El grano representa uno de los principales alimentos de consumo local y un elemento central en la cadena de la sustentabilidad.

La articulación de estrategias ante la situación es un reto para la gobernanza y de las relaciones interregionales por su dimensión e impacto. Europa y Estados Unidos representan una buena parte de un mercado construido gradualmente con gran esfuerzo de todos los que participan en esa industria agroalimentaria.

La preocupación por la baja de precios del café ha vuelto a colocar en la agenda la necesidad de reorganizar la estructura de las alianzas en la cadena de la vida y el bienestar de quienes participan en la actividad cafetalera. Se ha reportado que la producción ha disminuido en la mayoría de los países centroamericanos hasta un 30 por ciento en siete años, con la excepción de Honduras, como resultado del cambio de contexto en la comercialización internacional.

En un ejercicio que refleja el interés por encontrar un modelo diferente que tome en cuenta a los múltiples actores interesados para que este campo se desarrolle de manera justa y equitativa, hace unos días tuvo lugar el Primer Foro Mundial de Productores de Café.

Participaron representantes de productores cafetaleros de cerca de 40 países que llegaron de África, Asia y América Latina a la reunión en Medellín, Colombia, del 10 al 12 de julio. El investigador Jeffrey Sachs fue uno de los invitados especiales.
En la reunión, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, afirmó que la base para reducir la migración es pagar mejor a los cultivadores de café de Centroamérica en el panel sobre la Sostenibilidad económica y desarrollo rural para promover la estabilidad global y la democracia y argumentó que se debe invertir en el bienestar de las áreas rurales, acordar con los compradores y la cadena de suministro del café para pagarles mejor, porque será de beneficio para todos.

Esto cuando el café es el principal cultivo que se comercializa más allá de las fronteras centroamericanas, según reportó el Sistema Económico de Integración Centroamericano (SIECA), en el año 2014.

En el foro también se conversó sobre el reto del cambio climático y de la posibilidad de reconvertir cultivos, experiencia por la que ya han pasado otros países de la región, o de que contribuya a la recuperación después de desastres, como refirió el expresidente estadounidense.

Ya no se trata únicamente del impulso a quienes del sector se encuentran más vulnerables a los cambios de precios o por las posibilidades de compra por parte de los consumidores. La idea es construir redes sustentables que aseguren que factores como la desestructuración de mercados u otros de carácter económico o ambiental que impiden el bienestar, no regresen.

 

Columna anterior: La unión aduanera al sur de la frontera

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso