Otálora y la resurrección del PES

La renuncia de Janine Otálora no sólo tiene que ver con su voto en contra de la anulación de la elección en Puebla

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Una de las versiones que corre sobre el porqué de la renuncia de Janine Otálora a la Presidencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), tiene que ver con el registro del Partido Encuentro Social (PES).

El PES, recordemos, interpuso un recurso ante el Tribunal contra la declaración de pérdida de su registro. Su caso debió haberse resuelto fácilmente desde diciembre, dado que en las elecciones federales pasadas, el instituto dirigido por Hugo Éric Flores no alcanzó, al menos, el 3 por ciento de la votación requerida.

Pero la resolución del Tribunal sigue en el aire.

La tardanza en el fallo –según se comenta en el medio político- tiene que ver con la intención de devolverle al PES su registro (a decir de los propios pesistas, es una promesa que les hizo López Obrador).

Sólo que para ello, el TEPJF tiene que hacer maroma y teatro para darle vuelta a lo que dice la ley e ir incluso en contra del criterio que ha observado en otras sentencias.

Cierto que no sería la primera vez que cayeran en tal aberración, pero ya su credibilidad -además de los pleitos internos- anda por los suelos. Pero en algún momento hay que resolver el tema. Al PES le urge que se resuelva para recibir, de entrada, las prerrogativas que le corresponderían si los magistrados le devuelven la vida como partido.

Y luego, para afianzar las alianzas –ya de manera firme- que está tejiendo rumbo a las elecciones de Baja California y Quintana Roo, a realizarse en julio próximo. De hecho, ya está en pláticas con el PAN, PRD, MC en Quintana Roo (en derredor de la figura de Greg Sánchez); y con los del sol azteca en Baja California (impulsando a Julián Leyzaola).

Tales alianzas con partidos distintos a Morena –a decir de sus opositores- sería parte de una estrategia del PES para que, llegada la resolución del Tribunal devolviéndole su registro, no se acuse a los morenos –mucho menos a su jefe máximo- de estar detrás de la resurrección del PES. Además, en última instancia podrían salirse de la alianza, tras conseguir su cometido. Todo este escenario –que a fin de cuentas se reduce a que el Tribunal Electoral le devuelva el registro al PES-, estaría detrás de la renuncia de Otálora en tanto que la decisión del tema es inminente.

Si a ello le sumamos que la magistrada viene de un durísimo enfrentamiento con su colega Felipe Fuentes Barrera –quien hoy ocupa su lugar como presidente del Tribunal- por el caso de Puebla (ella rechazó, y con su voto echó abajo la anulación de la elección a la gubernatura), podríamos completar la película. Porque no se trata (sólo) de saldar cuentas y cobrar agravios, sino más bien de perfilar el poder. Tomar el control del Tribunal.

 

 

GEMAS: Obsequio del embajador Jorge Lomónaco, representante de México ante la OEA: Nos parece necesario aclarar el estatus jurídico derivado de la designación del presidente interino nombrado por la Asamblea Nacional de Venezuela y las muestras de reconocimiento y apoyo internacionales que ha recibido.

 

[email protected]

@marthaanaya

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo