Osorio y Nuño debían reconstruir al PRI en la ciudad

El tricolor no sabe cómo reencontrarse con la población de la ciudad y tampoco se han esforzado mucho en hacerlo


Desde que el PRI perdió la Ciudad de México, el Comité Ejecutivo Nacional de ese partido jamás ha podido construir un proyecto para la capital. Por eso cuando Enrique Peña Nieto ganó la Presidencia le encargó a dos personajes empezar a trabajar en este territorio.

Se trataba de Miguel Osorio Chong nombrado secretario de Gobernación y Aurelio Nuño Mayer, jefe de Oficina de la Presidencia y actual secretario de Educación Pública. Cada uno buscó hacerlo a su estilo y los resultados están a la vista.

Miguel Osorio como comentamos en este espacio el día de ayer se vinculó con Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, el hijo del Rey de la Basura. El único que tenía una estructura formal, integrada por uno los sectores más marginados del Distrito Federal: los pepenadores.

El dinero que manejaba le permitió irse extendiendo poco a poco entre la población, hasta controlar lo que queda del tricolor en la capital.

Aurelio Nuño por su parte, optó por incorporar a sus cuadros políticos a las actividades de la ciudad, desde su oficina envió a Cynthia Iliana López Castro, como candidata plurinominal a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal en las elecciones de 2015.

Sabedora del respaldo que cuenta, Cynthia López se enfrentó públicamente con su compañero de bancada Adrián Ruvalcaba, uno de los legisladores que tienen una influencia importante en la ALDF junto con el perredista Mauricio Toledo y el panista Jorge Romero.

La carta de Aurelio Nuño fue a la Asamblea Constituyente, se le recuerda cuando se manifestó a favor de los matrimonios igualitarios, y después de la reprimenda de su bancada, aclaró que su posición era personal; además fue una dura opositora a los derechos políticos de los jóvenes a los 16 años.

Eso es respecto al mejor cuadro político de Nuño en la capital, mientras que el titular de la SEP ha centrado en la Ciudad de Méxco sus recorridos en las escuelas,  eso le permite tener un acercamiento directo con profesores y padres de familia.

Al parecer ese esfuerzo no lo ha capitalizado, pues no hay un respaldo importante para él de las cuatro secciones sindicales que hay en la ciudad.

Este recuento denota dos cosas, el tricolor no sabe cómo reencontrarse con la población de la ciudad y tampoco se han esforzado mucho en hacerlo.

Carlos Flores Rico, uno de los cuadros políticos que creció en el Distrito Federal aunque es de Tamaulipas lo resume así: el PRI no tiene discurso ni oferta política para la gente de la ciudad.

Al paso de los años, queda claro que los enviados del Presidente no lograron la encomienda, tanto Osorio como Nuño tienen aspiraciones presidenciales, éste último tomará fuerza ahora que la Asamblea Nacional del PRI abrió los candados de postulación de candidatos.

Entonces que para el 2018 poco o nada espera el Revolucionario Institucional de la Ciudad de México.

 

Columna anterior: PRI capitalino con Osorio Chong

¿Te gustó este contenido?