Órganos del Estado

Su autonomía es una condición necesaria para su funcionamiento

Arturo Damm / Pesos y contrapesos / Heraldo de México
Arturo Damm / Pesos y contrapesos / Heraldo de México

Hay que distinguir entre las entidades del gobierno y los órganos del Estado, que se justifican por evitar que aquel realice ciertas tareas que, para beneficio de los ciudadanos, no debe realizar el gobierno. Es el caso de las elecciones (por eso tenemos al Instituto Nacional Electoral, INE), de la recopilación de información y elaboración de estadísticas (por eso tenemos al INEGI), de la producción de dinero (por eso tenemos al Banxico), todos ellos órganos del Estado, autónomos frente al gobierno.

A AMLO le incomodan los órganos del Estado, autónomos frente al gobierno, entre los cuales podemos contar a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), o el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), órganos del Estado, autónomos frente al gobierno, que incomodan a AMLO por ser contrapesos a su poder, razón más que suficiente para mantenerlos. Si en su desempeño ha habido excesos o defectos, lo que debe hacerse es corregir esos defectos y esos excesos, no desaparecerlos.

Puede discutirse la conveniencia de tener o no órganos del Estado, como los señalados en el párrafo anterior: CRE, CNH, Cofece, INAI, pero no debe discutirse si conviene o no tener órganos del Estado como los mencionados en el primer párrafo: INE, INEGI y Banxico. Las tareas que desempeña el grupo de la CRE, la CNH, la Cofece y el INAI, bajo ciertas circunstancias, las puede realizar eficazmente el gobierno, pero las tareas que realiza el grupo del INE, el INEGI y Banxico por ningún motivo debe realizarlas el gobierno, ya que sería juez y parte, algo que, sobre todo tratándose del gobierno, ¡por conveniencia de los ciudadanos!, debe evitarse a toda costa.

El gobierno no debe organizar elecciones, en las cuales es parte interesada. El gobierno no debe elaborar información estadística, con la cual se le va a calificar. El gobierno no debe decidir la producción de dinero, que entonces podría decidirse, no en función de la preservación del poder adquisitivo del dinero, sino de las necesidades de gasto del gobierno, primer paso para desatar la inflación, es decir, la pérdida en el poder adquisitivo de nuestro dinero.

Si hay tres órganos del Estado cuya autonomía debemos defender cueste lo que cueste, evitando que caigan en las manos del gobierno, ¡de cualquier gobierno!, esos son el INE, INEGI y Banxico. La autonomía de estos órganos del Estado es condición necesaria, desafortunadamente no suficiente, para tener sufragio efectivo (INE), información confiable (INEGI), y preservación del poder adquisitivo de nuestro dinero (Banxico), razón más que suficiente para defenderlos cueste lo que cueste.

 

[email protected]

@ARTURODAMMARNAL

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo