Orden estelar

El espacio dice a la materia cómo debe moverse, la materia con su gravedad dice al espacio cómo curvarse: J. Wheeler

Orden estelar

La ley de gravedad y la teoría de la relatividad plantean que los objetos físicos se atraen mutuamente por su masa. De esta manera, parte del orden físico se determina por una especie de afinidad, donde cuerpos altamente densos ejercerán entre sí una gran atracción que afectará el orden y sistema a su alrededor. Ahora, y sin ánimo de resultar presuntuoso, estas reglas quizá nos sirvan para ejemplificar, ya en el ámbito del futbol americano, el caso del mariscal de campo Philip Rivers.

Su historia es interesante. De niño soñaba con dedicarse al deporte del ovoide, algo normal si pensamos que su padre era entrenador en jefe de un equipo colegial. Su talento y pasión lo llevaron a destacarse en el deporte y, en 2004, su año de debut, el curso de su órbita lo llevaría a encontrarse incidentalmente con dos astros en potencia. Ese encuentro afectaría a todos los involucrados de formas inimaginables.

En el draft de ese año, los Cargadores de San Diego tenían mano para optar por la primera selección del evento y estaban por Eli Manning. Pero él no quería jugar con ellos, declarando incluso que, de ser elegido, no firmaría el contrato. Una negativa tan tajante obligó a una negociación y, finalmente, fue Rivers, quien se unió a la escuadra en espera de remplazar a Drew Brees.

Ese cruce de caminos tuvo un efecto potenciador insospechado. Brees dio su mejor temporada hasta el momento, para luego marchar a Nueva Orleans a destacarse, convertirse en leyenda y, claro, a obtener su anillo de Súper Tazón.

Rivers, por su parte, se convirtió en quarterback titular con los Cargadores, pero el equipo no logró los resultados esperados y ha tardado años en consolidarse. Philip, si bien maduró como jugador, no ha conseguido los triunfos que de él se esperaban.

Mientras tanto, los astros han seguido cada cual su órbita, y, en este año, es posible que éstas órbitas se encuentren otra vez. Los Carneros de San Diego pueden ganar su conferencia y así pasar al Super Bowl. San Diego puede estar listo ahora, porque el equipo se ha consolidado y ha tenido una gran temporada. Por otra parte, Rivers también se encuentra en gran forma como quarterback. ¡Esta podría ser su gran oportunidad! Claro, es muy posible que en su camino tengan que enfrentar a los Patriotas de Nueva Inglaterra, encabezados por, nada más y nada menos, que el más grande de todos, Tom Brady, lo cual se constituye como un reto nada sencillo.

Del otro lado, Brees y los Santos podrían también encabezar su propia conferencia y el Super Bowl LIII, se convertiría entonces, para estos dos equipos y jugadores, en una especie de ajuste de cuentas cósmico. Ya veremos.

Mientras tanto, sigamos los desplazamientos de estos grandes astros del deporte y permitámonos comprobar las leyes físicas referidas de camino a la gran fiesta del Super Bowl LIII.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónJuan Antonio de Labra / Más F1 / Heraldo de México

McLaren regresa