Pónganse de acuerdo

El gobierno federal debe establecer una estrategia de comunicación para armonizar su narrativa institucional

Jesús Martín Mendoza  / Ojos que sí ven  / Heraldo de México
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Heraldo de México

En la primera semana de trabajo de Andrés Manuel López Obrador se produjo un fenómeno que sufrieron otros presidentes: la falta de comunicación.

En su momento, sugerimos a Jesús Ramírez, director de Comunicación Social del nuevo gobierno, establecer estrategias para que los integrantes de la nueva administración tengan el mismo objetivo en sus discursos, ya que los errores, como los de la semana pasada, muestran al Presidente sin el control de sus colaboradores.

Sabedor de que un eventual aeropuerto internacional en la base militar de Santa Lucía requiere la aprobación de la organización Mitre, Miguel Torruco aseguró que en ella aterrizarían vuelos internacionales, mientras que en el actual Aeropuerto Internacional sólo lo harán vuelos nacionales. A las pocas horas, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, le corregía la nota al decir que se trataba de un error y que ambos aeropuertos recibirían vuelos nacionales e internacionales.

Sorprende que un hombre como Miguel Torruco, profundo conocedor del turismo, haya caído en semejante declaración cargada de ignorancia y soberbia.

Alejandro Armenta, senador por el Movimiento de Regeneración Nacional, anunció que presentará esta semana una iniciativa para castigar con la castración química a quienes sean encontrados responsables del delito de violación o abuso sexual de menores.

Bajo la justificación de que México ocupó el primer lugar mundial en este tipo de delitos, el senador por Morena dijo que, sensible por tener esposa e hijas y sensibilizado por el clamor de justicia por parte de las familias violentadas apoyaría un castigo como ese. El presidente López Obrador fue cuestionado sobre la iniciativa del senador al día siguiente en su conferencia matutina. La primera respuesta del primer mandatario fue: no. Luego de la negativa, durante unos segundos, se escucharon murmullos de asombro y hasta risas ante la repuesta del jefe del senador.

López Obrador explicó: ninguna medida de ese tipo es solución; hay que atender las causas. En entrevista para El Heraldo Noticias, el senador Alejandro Armenta, ya en un tono conciliador, dijo que él está de acuerdo con lo planteado por el Presidente de la República y que una iniciativa de castigo a violadores se analizaría hasta el mes de febrero. El presidente Andrés Manuel López Obrador debe poner orden en su equipo y exigirle una mayor disposición a comunicarse entre ellos.

Deben establecer un discurso homogéneo. Y su jefe de Comunicación, Jesús Ramírez, debe ponerlo al tanto de todo, para que no lo agarren en curva como le sucedió el viernes pasado.

Corazón que sí siente: El otrora búnker impenetrable de Los Pinos es hoy un lugar libre y de esparcimiento familiar. Quienes lo conocimos por su intimidante seguridad, hoy vemos a niños jugar en sus jardines y disfrutar. De lo mejor al arranque.

 

[email protected]

@jesusmartinmx

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo