Nuevo León, semáforos de inseguridad en rojo

Algunos alcaldes de la zona metropolitana y el gobernador Jaime Rodríguez hacen oídos sordos y juran que se trata de percepción


El corazón empresarial de México vive una severa crisis de inseguridad, y no me refiero a la Ciudad de México, donde hay una situación similar, sino a Nuevo León, donde las grandes empresas mexicanas agrupadas en la Caintra que dirige Juan Ignacio Garza Herrera, así como Coparmex de Federico Pozas, entre otros organismos, están sumamente preocupadas porque desde 2011 no se habían prendido todas las alarmas en el tema.

Apunte usted. En la primera semana de agosto, la Caintra presentará un estudio respecto de las implicaciones que podría tener la criminalidad para el sector económico de ese estado, y de Monterrey, cuna del empresariado mexicano.

En 2011-2012, bajo el gobierno de Rodrigo Medina, la entidad vivió una ola de delitos de alto impacto como homicidios y narcobloqueos. Sin embargo, gracias a la coordinación entre la iniciativa privada y las autoridades municipales y estatales, quienes mes con mes medían las cifras y presionaban por lograr avances, los neoleoneses recuperaron su tranquilidad.

Pero la inseguridad comenzó a subir desde julio de 2015, alcanzando su punto máximo el mes pasado. Esto puso los semáforos en rojo en los principales reportes que se hacen en esa entidad desde la pasada crisis: el Pulso Metropolitano, el Observatorio Ciudadano y el Análisis de Coyuntura Económica de la Caintra.
En este último, uno de los indicadores evalúa el factor inseguridad como un obstáculo para las empresas, mismo que hoy se ubica en su punto más alto (40%) desde 2013. A los empresarios les está costando más la inseguridad, están invirtiendo más en proteger sus negocios y son presa de delitos como asaltos, robos y sobre todo extorsiones.

Aunado a ello, algunos alcaldes de la zona metropolitana y el gobernador Jaime Rodríguez hacen oídos sordos y juran que se trata de percepción y una campaña de desprestigio.

Y si bien la entidad no ha dejado de crecer (4.1%), sí podría estar creciendo a un mayor ritmo, considera Jorge Garza, catedrático de la Universidad de Monterrey.

Cash

Las nuevas exigencias que traerá el nuevo TLCAN pasan por el tema de infraestructura y la última milla que falta para conectarnos con el sistema de súpercarreteras de EU es el tramo Monterrey-Nuevo Laredo, por donde transita 40% de las exportaciones hacia el vecino país.

Esta vía recibirá una inversión de 2,400 mdp con los cuales la empresa Pinfra planea ampliarla y modernizarla, además de hacer el trayecto más seguro con sistemas de videovigilancia que le serán instalados.

Y es que el corredor NAFTA, que inicia en Minnesota y termina en la CDMX, es de vital importancia para el intercambio comercial, de ahí la necesidad de subir los estándares de esta vía, pues de quedarse así se convertiría en un embudo logístico que afectaría la competitividad no solo regional, sino nacional.

[email protected]

Columna anterior: Mega yacimiento, un respiro para Tabasco

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota