Nuevas alcaldías, un desorden

Autoridades recién electas en la CDMX incumplen con obligaciones legales y trámites administrativos

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

Este 1 de noviembre se cumplió un mes de la toma de protesta de los nuevos sistemas de gobierno colegiados en la capital del país, mejor conocidos como alcaldías, pero es fecha en que algunos de los alcaldes no han terminado de entender cómo funciona.

Fue la izquierda una de las principales promotoras de la reforma política en la CDMX, y durante mucho tiempo dio la batalla para que cambiara la forma de ejercer el poder en las 16 delegaciones políticas. Hoy no saben qué hacer.

La mayoría de los alcaldes han tratado con desdén a sus concejos, los órganos de nueva creación conformados por 10 concejales en cada demarcación, cuyo trabajo será supervisar y evaluar el desempeño de gobierno, así como vigilar el gasto público, aprobar el Presupuesto de Egresos y los programas parciales de desarrollo urbano.

Da la impresión de que las nuevas autoridades no quieren contrapesos. De las 16 alcaldías, por ejemplo, sólo tres cuentan con un reglamento aprobado para el desempeño de sus concejales.

Los únicos que cumplieron con el trámite son tres: Benito Juárez, del PAN; Cuajimalpa, del PRI; y Azcapotzalco, de Morena.

Todas las demás, 10 de Morena y tres de la alianza PAN-PRD, han hecho caso omiso a ese ordenamiento.

Pero la cosa no para ahí. Cuauhtémoc, Tlalpan, Tláhuac y Xochimilco, ya incurrieron en violación a la Ley de Alcaldías, vigente en la CDMX, por no convocar a sesión de sus concejos en octubre.

Y, por si fuera poco, está en ciernes una rebelión de concejales de toda la ciudad, en virtud de que pocos alcaldes han hablado con ellos sobre su remuneración.

Existe molestia porque la mayoría sabe de oídas que ganarán 21 mil pesos mensuales. Otros ni siquiera han cruzado palabra con sus respectivos alcaldes.

Sólo cinco han conversado del tema con sus concejales: Francisco Chíguil, de GAM; Santiago Taboada, de Benito Juárez; Víctor Hugo Romo, de Miguel Hidalgo; Layda Sansores, de Álvaro Obregón; y Adrián Rubalcava, de Cuajimalpa.

Del presupuesto de 19.3 millones que se destinó para lo que resta del año a cada alcaldía, no han querido hablar. Sólo se sabe que en Miguel Hidalgo su concejo ya aprobó el uso que le darán.

Como podrá verse, la tan anhelada pluralidad democrática y la aplanadora de Morena también llegó a la capital del país, pero las autoridades elegidas, en el mejor de los casos, no saben por dónde empezar. En otros casos, existe la sospecha de que le están dando vueltas a los contrapesos.

Sin embargo, ponerle el pie a los concejos de las alcaldías no es una buena señal para el buen ejercicio de gobierno, cosa que seguramente ya tiene en la mira la próxima jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y hasta el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

 

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: ¿Por qué tanto desprecio si estoy a punto de cambiar tu vida?.

 

[email protected]

@ALFREDOLEZ

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónGerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México

Historias de espías: El Ángel