Nueva normativa

La FIA anunciará en breve los cambios del reglamento a partir de 2021, y cuyo afán es generar una mayor rivalidad

Juan Antonio de Labra / Más F1 / Heraldo de México
Juan Antonio de Labra / Más F1 / Heraldo de México

El futuro reglamentario de la Fórmula 1 sigue en suspenso, y la normativa que deberá regir a la categoría reina, a partir de 2021, se mantiene abierta. En las últimas semanas, los distintos puntos a tratar han generado controversia, alentados por los medios de comunicación, que aprovechan el parón del verano para dedicar espacios a este trascendente asunto.

Los equipos continúan negociando con la FIA para determinar qué cambios son los más convenientes para la inmensa mayoría, y que ésta nueva normativa haga más viable y competitiva a la Fórmula 1. En este sentido, uno de los puntos más comentados es la reducción de los presupuestos. Se trata de un tema que, desde hace algunos años, ha generado una enorme brecha entre las tres escuderías dominantes (Mercedes, Ferrari y Red Bull) con el resto.

Y es que la desigualdad económica llega a rondar una increíble diferencia de unos 300 millones de euros, y lo que ello supone en términos de inversión tecnológica -y también en capital humano-, que los hace invencibles. Por otra parte, la FIA está obligada a garantizar las condiciones de igualdad para evitar que este hecho se traduzca en un engañoso maquillaje que mantenga a las escuderías más poderosas en la cima.

Como es lógico suponer, Ferrari se opone a reducir su presupuesto alegando que el éxito de este deporte se fundamenta en la capacidad económica de cada equipo para invertir en desarrollo. Y por eso no está de acuerdo con las restricciones que la FIA pretende implementar a partir de 2021.

Además, la FIA propone que varias de las piezas de los coches estén homologadas como en otras categorías, a fin de que no exista diferencia entre las que utilizan unos y otros equipos, y así se abaraten algunos costos de fabricación, y este hecho también incida en una reducción del gasto entre los equipos.

Además del espinoso tema de los presupuestos, también se analizan modificaciones profundas en el factor de la aerodinámica, a fin de que el diseño de los coches de 2021 propicie que puedan rodar más cerca uno de otro, y eso fomente los adelantamientos, un aspecto que, evidentemente, provoca mayor espectáculo.

Porque en la actualidad se estima que un coche pierde cerca del 80 por ciento de su carga aerodinámica cuando se mete de lleno en la estela de otro, y el objetivo es que esa reducción suponga tan sólo el 20 por ciento con el cambio de reglamento en dicho rubro.

Y así como están en juego los aspectos administrativos, también están esos otros, los que atañen a la técnica, y que conforman un complejo entramado de intereses que deberán ser conciliados con el mayor tino posible, pues de ello depende la buena salud de la Fórmula 1 de los años por venir.

 

POR JUAN ANTONIO DE LABRA

INSTAGRAM: @JDELABRA68

[email protected]

abr

¿Te gustó este contenido?