Nueva mayoría política en El Salvador

El Salvador se prepara ahora para una transición que continúa la tradición establecida desde la paz

Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México
Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

Una historia diferente se contará esta vez respecto al proceso para la elección de la Presidencia de El Salvador del pasado domingo 3 de febrero. La fórmula encabezada por quien fuera alcalde de la capital San Salvador y experto en la opinión pública adelantó en los resultados con una nueva mayoría política ante sus contendientes, lo que evitó la realización de una vuelta electoral, debido a la contundencia de resultados.

En esta ocasión el Presidente y vicepresidente que resultaron ganadores concursaron con la plataforma de un partido de reciente formación, en comparación con los contendientes principales de los procesos políticos en las últimas dos décadas. Dos políticos reconocidos en El Salvador conducirán el nuevo gobierno, Nayib Bukele será el nuevo presidente y Félix Ulloa el vicepresidente.

El desempeño cívico y político salvadoreño arroja un mensaje de acuerdo político al insertarse de manera pacífica la nueva formación en América Central y El Caribe. Desde el fin de la guerra civil, las opciones conservadoras y de izquierda surgidas en el fragor del conflicto, venían aglutinando el apoyo popular desde la firma de los acuerdos de paz de 1992.

Según los resultados preliminares que han sido dados a conocer por el Tribunal Supremo Electoral este martes, Nuevas Ideas (GANA) obtuvo 53.0217% de la preferencia electoral, frente a 31.7 de la coalición encabezada por la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), 14.4 del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y 0.7 de Vamos.

Una nueva forma de gobernar centrada en la estrategia contra la corrupción y la innovación ha sido la bandera de los ganadores, ante un electorado descontento por las limitaciones y problemas que no pudieron ser resueltos por las últimas administraciones. Entre los logros reconocidos del candidato presidencial estuvo su gestión por la recuperación del centro histórico de la capital.

El fenómeno de ampliación de la diversidad e inclusión política ante nuevas formaciones envía una señal positiva cuando en los países vecinos han sido frecuentes los signos de conflicto en los últimos años. El cambio generacional se ha hecho sentir con el apoyo de los nuevos votantes.

El apoyo y reconocimiento a los resultados no se hicieron esperar desde los diferentes continentes, saludando el proceso. El Salvador se prepara ahora a una transición que continúa la tradición establecida desde la paz, en un momento en el que muchos de los indicadores económicos y sociales internos han mejorado, a pesar de que la violencia social sigue azotando, como en el resto de la región.

La disposición a participar en el desarrollo regional mostrada por el gobierno salvadoreño en los últimos años seguramente continuará en un momento en el que internacionalmente se esperan buenas señales y disposición al apoyo a la región cuando existen condiciones de estabilidad. Pronto se conocerá a detalle la propuesta gubernamental y dirección que tomará el gobierno, que representa en sí una opción construida desde la pluralidad.

 

*Catedrática

@guadalupegonzch

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo