Nueva “banca del subdesarrollo”

Concentrará en un solo mando a la Financiera Nacional de Desarrollo Rural, a Fira, Agroasemex, Focir y Firco

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Desde el arranque de su administración, Andrés Manuel López Obrador realizará una cirugía mayor a la llamada banca del subdesarrollo que consistirá en fusionar, cambiar y hasta desaparecer a varios bancos de fomento del gobierno federal que a lo largo de su historia no han servido para nada, perdón, perdón, sí han servido, pero como deshuesadero de políticos y premios para los amigos del secretario de Hacienda en turno.

Empezará por concentrar en un solo mando a la Financiera Nacional de Desarrollo Rural, a los Fidecomisos Relaciones con la Agricultura (Fira), AgroasemexFocir y Firco, todas ellas dedicadas a financiar, es un decir, al sector agropecuario. De entrada, no se pueden fusionar a las cinco en una sola, porque hay que hacer cambios a las leyes orgánicas de cada una, por lo que habrá un súper director a quien los titulares de esos organismos reportarán. El elegido por López Obrador para la cirugía mayor es Javier Delgado, ex director general adjunto de Fira y ex director de Focir, quien tiene amplia experiencia en el sector agropecuario.

Cuando se haga la megafusión del gobierno, habría que sacar a Fira del Banxico, donde actualmente está constituida. Delgado tendrá mucha influencia para designar al director, aprovechando que Rafael Gamboa se jubilará. Lo que se pretende con esta acción, dicen los que saben, es que exista una sola ventanilla para el sector agropecuario. Otros bancos de fomento del gobierno, fondos y fideicomisos también serán fusionados. Por ejemplo, BancomextFonatur y ProMéxico podrían ser absorbidos por Nacional Financiera; de hecho, la semana pasada se anunció que Nafinsa y Bancomext volverían a operar como antes: juntitos. Banobras podría engullirse a la Sociedad Hipotecaria Federal. Por otro lado, Bansefi, que, actualmente dirige ricitos de oro, se convertiría en el Banco para el Bienestar Social de la familia.

En su libro México 2018: En busca del tiempo perdido, Francisco Suárez Dávila, señala que un tema prioritario de la Cuarta Transformación es contar con una auténtica banca de fomento, y no la banca del subdesarrollo. Dicho cambio significa dejar de ser garante o segundo piso al servicio de la banca comercial, agrega. Una banca que se encargue de diseñar políticas y programas sectoriales, sustentados en proyectos detonadores de crecimiento y ejecutores. Instituciones que desarrollen toda la gama de operaciones: créditos de primer y segundo piso; capital de riesgo, asistencia técnica, subsidios transparentes. Tener fuentes de captación de recursos propios a tasas similares al Gobierno Federal, documenta Suárez Dávila y remata: La banca del subdesarrollo otorga un ridículo nivel de crédito, de 3% del PIB. En los años sesenta, Nacional Financiera prestaba, solita, el 7.

AGENDA PREVIA

Ahora sí que al ministro de la SCJN, Alberto Pérez Dayan, lo agarraron con las cartas en Las Vegas, dándose la gran vida el 15 de septiembre. Y se quejan de Gustavo PonceCarlos Romero Deschamps y otros.

 

[email protected]

@LUISSOTOAGENDA

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo