Nuestra realidad

Estados Unidos de Norteamérica nos ha puesto un plazo: 45 días para frenar la migración

Héctor Serrano Azamar / Heraldo de México /
Héctor Serrano Azamar / Heraldo de México /

La nueva política migratoria del gobierno mexicano no ha dejado a todos convencidos, para muestra basta un botón, el presidente de la Cámara de Diputados, el morenista, Porfirio Muñoz Ledo, no desaprovechó ninguna oportunidad para hacer sentir su malestar por las recientes decisiones del Estado mexicano; en una entrevista con la periodista Carmen Aristegui, en relación con el posicionamiento frente a Estados Unidos, señaló: Pues que ya doblamos las manos, no hay que tener conversaciones secretas, eso no es diplomacia, al contrario, es debilidad.

Don Porfirio se dio el gustito de opinar lo que quiso, en franca contraposición del gobierno al que pertenece; son esos pequeños detalles los que forman la historia de un político, algunos le llaman congruencia.

Bien por don Porfirio y su elocuencia, siempre es agradable escuchar cómo se exalta el orgullo nacional frente a los gringos, aún más ante su presidente, mister Donald Trump.

Cuántos de nosotros quisiéramos tener la oportunidad de decirle frente a frente algunas verdades a ese personaje que en más de una ocasión ha mancillado el nombre de México.

Pero más allá de la emoción y del sueño de un mundo ideal, en donde nuestra economía fuera totalmente autosuficiente y no dependiera del comercio internacional (algo así como la utopía de producir en territorio nacional absolutamente todo lo que necesitamos), la realidad nos golpea una y otra vez con la fuerza de un huracán.

Hace pocos meses, muchos creían que México se convertiría en la tierra de las oportunidades de la noche a la mañana, así como por voluntad divina; así, nomás queriendo, incluso se fomentó a los migrantes a vivir esta nueva patria.

Creyeron que, con la sola llegada de un nuevo gobierno, el país se convertiría en tierra próspera y abundante, idea que se reforzó al pensar que todos los problemas nacionales son culpa del gobierno, esta visión de país, donde el pueblo no tiene responsabilidad alguna por su situación, ha sido alentada una y otra vez por los políticos.

Pero ahora despertamos en una realidad más cruda y más simple, el gobierno de Estados Unidos de Norteamérica nos ha puesto un plazo: 45 días para frenar la migración, en caso contrario, iniciará la aplicación de aranceles a los productos mexicanos y con ello una guerra comercial, donde evidentemente, llevamos las de perder (se planteaba iniciar con 5 por ciento).

En este contexto, con la realidad golpeándonos la cara, la nueva política migratoria del gobierno: Mira, no queremos que pases por nuestro territorio, no es la que nos gusta, pero parece no existir ninguna otra opción para nuestro país en este momento.

En nuestra lastimosa realidad, no existen soluciones mágicas y México está muy lejos de ser el oasis que nos prometieron.

El México que todos queremos, no se construye con aislamiento y autosuficiencia, necesitamos: inversión, confianza y seguridad, le duela a quien le duela, ésa es nuestra realidad.

HÉCTOR SERRANO AZAMAR

COLABORADOR

@HSERRANOAZAMAR

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo