Notas de la campaña 2017

Los candidatos y sus partidos utilizan los 60 días de promoción más para denostar al adversario que para dar a conocer lo mejor de sí mismos


Hoy termina -oficialmente- una de las contiendas electorales más reñida y desagradable de la que se tenga registro. Aunque los periodos de campaña se han acortado, los candidatos y sus partidos utilizan los 60 días de promoción más para denostar al adversario que para dar a conocer lo mejor de sí mismos. Antes de la jornada del domingo, es momento de apuntar que:

– Pasan y pasan los años y siguen las denuncias de entregas de dádivas, sean despensas, materiales de construcción o tarjetas de débito. Se llega a la recta final con una excesiva cantidad de acusaciones ante el INE, los institutos locales, la Fepade, las procuradurías estatales. Y como cada año los expedientes se acumulan, poco se resuelve y crece la desconfianza en las instituciones electorales.

– Los 4 candidatos con mayores preferencias en el Estado de México coinciden en que la seguridad es el problema más grave que les heredará Eruviel Avila. Quien sea que gane, y a pesar del ruido que se genere, tendrá que ser su prioridad darle tranquilidad a los mexiquenses.

– También coinciden que le darán continuidad a los programas de educación. Algo bueno se hizo ahí y debe continuar.

– En Coahuila luchan por la gubernatura las mismas fuerzas que se han enfrentado en los últimos 12 años. Es el único estado de la franja fronteriza donde no ha habido alternancia.

– Si no fuera por los dichos del tal ‘Layín’ y unos cuantos chismes familiares, las campañas en Nayarit hubieran pasado de noche. Muchos de los actores de esta elección quedarán mal parados.

– Los partidos se aferran a vivir en la prehistoria de los debates. En ninguno de los encuentros organizados por los institutos electorales hubo alguna innovación en el formato. Ojalá en el INE hayan tomado nota y no sean rehenes a la hora de planear los del próximo año.

– Se prolonga la crisis que viven la casas encuestadoras. Las empresas demoscópicas serias optaron de nuevo por la prudencia a la hora de difundir ejercicios en Estado de México, Coahuila y ni qué decir de Nayarit, donde casi no se conoció ni una medición. Mal presagio para el 2018.

– Varios medios no volvieron a pasar la prueba del rigor a la hora de dar por buenas denuncias que no habían sido comprobadas. Cayeron en el juego de los partidos que ofrecen expedientes con noticias “bomba” que resultan ser palomitas infladas.

– Por varios de estos factores, 2017 es otro año en el que se vislumbra la judicialización de cuando menos una de las elecciones estatales.

– Confirmamos que seguimos viviendo una pobreza en competencia política.

CONTRASEÑA: Jamás se pensó en declinar por Juan Zepeda, dicen los allegados a Josefina Vázquez Mota sorprendidos por la velocidad con la que se esparció el rumor el fin de semana. Apuestan al 20 por ciento de indecisos que marcan las encuestas y piden que no descartemos una sorpresa en los resultados del domingo. Veremos.

 

¿Te gustó este contenido?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota