Nosotros seremos el muro

Con tal de detener la aplicación de aranceles, prometimos voltear contra los centroamericanos

Gabriel Baducco / Así de sencillo / Heraldo de México
Gabriel Baducco / Así de sencillo / Heraldo de México

Si de hacer una cadena humana se tratara, lo que veríamos en la frontera entre México y Guatemala sería algo así como un hombre cada 160 metros. Esto es lo que prometió nuestro canciller al gobierno de Estados Unidos, para contener –por ahora– la implementación de aranceles contra productos mexicanos, como medida de presión para que el presidente Donald Trump cumpla, de una u otra forma, su promesa de detener la migración desde la frontera con México: 6 mil efectivos de la Guardia Nacional desplegados en nuestra frontera sur, especialmente en los 956 kilómetros que compartimos con Guatemala. Ése es el tamaño de lo que hemos cedido.

Es verdad que resulta importantísimo reconocer lo grave que resultaría la implementación de esos aranceles con los que nos amenazan; es verdad que resultaría un perjuicio enorme en los negocios que tenemos con Estados Unidos y es verdad que ganar tiempo, también es importante.

¿Sabemos por qué nuestro vecino está tan preocupado? Sí, sabemos: la Patrulla Fronteriza anunció que, en mayo 144 mil migrantes fueron detenidos mientras intentaban entrar a EU de manera ilegal, 132 mil de ellos trataban de cruzar la frontera de manera ilegal. Es la cifra más alta en 13 años.

Sabemos también que entre esos 132 mil que fueron capturados, había 11 mil 507 niños que no estaban acompañados. Y sabemos también que la amenaza de Trump llegó justo cuando el fiscal Robert Mueller se negó a exonerar al presidente en el asunto de la trama rusa, por el delito de obstrucción de la justicia. Y justo cuando los demócratas cerraban filas para volver a la carga con el pedido de juicio político. Cajas Chinas: un escándalo mayor, para tapar uno más pequeño. Una bronca internacional para opacar una más o menos doméstica.

Ahora, quienes crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados de inmediato a México, donde podrán aguardar la resolución de sus solicitudes. Así es que, sin más, ahora los problemas se quedarán de este lado de la línea.

Históricamente, México ha tenido una actitud benevolente con los migrantes, veremos qué sucede en estas circunstancias.

Aunque de manera personal creo que los humanos deberíamos transitar por el lugar del planeta que se nos dé la gana y la idea de ciudadanos del mundo es la que más me acomoda, me pregunto si en medio de la ola de recortes que colapsan instituciones científicas, educativas y hospitalarias, tenemos los recursos para atender semejante volumen migratorio. Y me pregunto además si es solamente un modelo migratorio regional a lo que se refería Trump cuando tuiteó que se acordaron cosas que no se mencionaron en el comunicado de prensa. Se anunciarán en el momento adecuado.

Al parecer y al menos por ahora, Trump no construirá una pared en la frontera para evitar la migración centroamericana, nosotros seremos el muro.

Así de sencillo.

[email protected]

@GABRIELBAUDUCCO

¿Te gustó este contenido?