“No voté por esto…”

El que protesta ante la violación a sus derechos laborales y derechos adquiridos es aplastado con el grito de “¡corrupto!”

Ricardo Pascoe / Mirando al otro lado / El Heraldo de México
Ricardo Pascoe / Mirando al otro lado / El Heraldo de México

Dos personas, una del sector público y otra del sector privado, me han confiado un horror compartido: No voté por esto…por un Presidente que hiciera todo lo que está haciendo AMLO. Ambas personas están sorprendidas por decisiones y actitudes que ha tomado AMLO y Morena y que nunca fueron ni dichos ni siquiera sugeridos en la campaña.

Del sector público, la sorpresa del votante de AMLO es que nunca pensó que le fueran a bajar su salario. Ganaba 35 mil pesos al mes y tiene obligaciones importantes en el área de fiscalización. Tiene responsabilidades que implican que pudiera incurrir en faltas administrativas y penales si no cuida los elementos que resguarda. Le acaban de avisar que su salario ahora será de 21 mil pesos al mes y, si no está conforme, puede irse. Queda despedida. Y votó por AMLO. Su voto por López Obrador le ha reportado una crisis personal. A nadie le importa, menos a Morena y el Presidente, que se burlarían de ella por su avaricia inmunda, pero ella sí está en una crisis personal y familiar.

La decisión en su área administrativa es categórica: aceptas la reducción salarial o te acusaremos de alguna falta. La agresión es completa. Y ella no es la única persona en esa situación. Son muchas y el descontento crece. Y les duele la actitud de desprecio que emana de la boca presidencial y la descalificación moral hacia quienes protestan. Es el uso político de la moral para perseguir y castigar a individuos, igual que en la Inquisición de la Iglesia Católica. La impresión que dan los nuevos jefes de Morena que llegan es que tienen un aire de superioridad moral, burlándose de los trabajadores, a quienes obviamente consideran seres inferiores. La frase más común que escuchan emanarse de los morenistas es todos los que laboran aquí son unos corruptos; llegamos para corregir el rumbo y deshacernos de ustedes. No existe la menor noción de derechos laborales adquiridos. Resulta extraño decirlo, pero llegó la izquierda al poder para quitar derechos laborales con el argumento moral de la corrupción. El que protesta ante la violación a sus derechos laborales y adquiridos es aplastado con el grito de ¡corrupto!. Con Morena llegó el Termidor a México.

La otra persona, del sector privado, ve igualmente con horror la conducta de la nueva mayoría convertida en turba ante ciertos hechos preocupantes. Dice que la cancelación del Aeropuerto en Texcoco nos va a costar a todos los mexicanos, ya sea con más impuestos, aunque sean indirectos, o a los Afores, o a los fondos de contingencia de Banxico. Ve como personas de Morena atacaron a un presunto ministro de la Suprema Corte, cuando ni siquiera lo era, con odio y rabia. Considera que AMLO en realidad los alentó con sus palabras.

La intención de controlar a los ministros y jueces le parece, como empleada del sector privado, que anula la certeza para las inversiones. Cuando el Gobierno controla a todo el Poder Judicial se teme la politización de las decisiones judiciales, lo cual buscará imponer decisiones del gobierno a los inversionistas. Se resquebraja la confiabilidad en la independencia de jueces y magistrados, se transita a imposiciones y desapego a la ley. La conversación comenzó porque se sorprendió con la propuesta de la secretaría de la Función Pública de pedir la reducción de los salarios en el Sector Privado, igual como lo hace el Sector Público. Le expliqué dos cosas sobre la propuesta, más allá de la fantástica fantasía de omnipotencia de los funcionarios morenistas al querer hacer que todos se les asemejen. Primero, que es un buscapiés para que la secretaria quede bien con su jefe. En segundo, le sirvió como propuesta escandalosa para que se olvidaran de cuestionarle sobre la información que quiso ocultar en su declaración patrimonial, por los secretos que revelaría. Dos personas, entre muchas, que ven con horror el camino por el que nos quiere llevar AMLO-Morena y confirman: Yo no voté por esto….

 

Por RICARDO PASCOE

@RPASCOEP

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo