No te vayas, Verónica

Deseo que la reina de la TV, cuya abultada carrera comprende 53 años, recule en su decisión de retirarse

Kaffie
Álex Kaffie / Sin lisonja / Opinión El Heraldo de México

La soberana Verónica Castro anunció que abdicará. Ella, la reina de la televisión de habla hispana avisó por medio de sus redes sociales que está agotada. ¡No se jubile, señora. Recule su decisión! Está usted entera, ¡muy!, para su público de este (América) y otros continentes. La polémica en la que ha estado envuelta en los recientes días no debe llevarla a tomar la resolución de retirarse.

Saque el temple del que está hecha y nuevamente –como lo hizo en el pasado– salga estoica de la barbarie.

Porque yo no olvido la valentía con la que libró hace 45 años la polémica de ser madre soltera en un país en el que eso era denostado. Tampoco olvido la gallardía que tuvo para ir a buscar trabajo a Italia y Argentina cuando Televisa la vetó en la década de los 80.

¿Dónde está el aplomo con el que libró un sexenio y una Gaviota que con poder intentaron eclipsarla? ¿Dónde están las lecciones que María Félix le enseñó para no ser derrocada? Lo que no mata te hace más fuerte, reza la frase.

Es momento de volver a sacar la casta y dejar a un lado esa tibieza del retiro. Una soberana no se rinde ante nimiedades. Por favor no renuncié al trono. Hay muchas victorias que todavía debe añadir a su deslumbrante monarquía (trayectoria) de 53 años. Además dudo que los productores (que saben que La Vero es certeza de éxito) le permitan dimitir.

Yo al menos no descansaré hasta verla, junto con Lucía Leticia Méndez Pérez, protagonizar la versión teatral de Jacinta y Fortunata (novela de Benito Pérez Galdós). También está pendiente esa despedida suya del cine con la adaptación moderna de Acá las Tortas (la casa fílmica únicamente está esperando su sí para empezar el rodaje). Olvídese de retirarse. Sáquese de la cabeza esa disparatada idea. ¡Es más!, si su corona de reina le pesa, le aconsejo quitarle joyas y gemas para hacerla más liviana, pero borre de su mente la intención absurda de la abdicación.

¡Gracias por leerme!

Postdata. NO uses desechables de plástico y unicel.

POR ALEX KAFFIE 

[email protected]

@KAFFIEVILLANO

 edp

¿Te gustó este contenido?