No se vale atacar a los hijos de AMLO

No es válido atacar a los hijos de políticos solo porque atraen los reflectores y son una vía efectiva para afectar a otros. Eso, nunca.

Verónica Malo Guzmán.
Verónica Malo Guzmán.

Escribo en dos diarios jóvenes en México, dirigidos por jóvenes respetables e innovadores. Medios, ambos, en los que se respira la libertad de expresión y se vale debatir. En El Heraldo de México, en su versión impresa, tres veces a la semana publico artículos de opinión sobre la actualidad política. En el portal SDP Noticias, prácticamente a diario difundo comentarios sobre distintos temas. 

Ya se publicó mi artículo de este jueves en el impreso de El Heraldo. Pero, indignada por la columna de Hugo Corzo que he leído hoy en las mismas páginas, pedí permiso para subir un texto especial, digamos express, en la versión digital de este periódico.

No se vale que, por grillas menores relacionadas con la vida interna de Morena en el Estado de México, se golpee tan absurdamente al hijo mayor del presidente López Obrador, José Ramón López Beltrán.

Entiendo que al columnista Corzo le moleste que Rogelio Valdsespino aspire a ser secretario general de Morena en el Edomex. Pero no es aceptable que el autor de la columna Cruz y Grama busque agredirlo por la vía de lastimar el prestigio de otra persona, en este caso el hijo de Andrés Manuel.

José Ramón López Beltrán ha tenido actividad política propia durante años y, sí, ha participado en Morena. De hecho, en los tiempos duros, a AMLO solo lo ayudaban unos pocos leales, entre ellos sus hijos. Pero de ahí a que se meta a grillar en el Edomex, hay una distancia enorme.

Por cierto, José Ramón —como sus hermanos Andrés Manuel y Gonzalo López Beltrán— se han mantenido ejemplarmente al margen de gobierno de López Obrador. A todos nos consta, pese a quien le pese.

No es válido atacar a los hijos de políticos solo porque atraen los reflectores y son una vía efectiva para afectar a otros. Eso, nunca. Punto.

Verónica Malo Guzmán

¿Te gustó este contenido?