No se haga pato con los salarios

México aspira a tener un mejor gobierno y eso cuesta, no sólo en términos de salarios, sino en la construcción de un conjunto de reglas que permitan el reclutamiento de los mejores funcionarios

Fausto Barajas / Articulista invitado / Heraldo de México
Fausto Barajas / Articulista invitado / Heraldo de México

A 15 días de la elección del primero de julio, Andrés Manuel López Obrador lanzó una cruzada. No contra la corrupción o el crimen, sino contra su futuro equipo de trabajo. Lo hizo al anunciar la reducción de 70 por ciento de empleados de confianza y la reducción a la mitad de los sueldos de los altos funcionarios que ganen más un millón de pesos anuales (más de 80 mil pesos mensuales). También anunció una reducción del sueldo del Presidente y su decisión de poner su salario como tope máximo de ingresos en el sector público.

 

Estas medidas pueden ser populares, sin embargo, no es claro cómo ayudan a tener un mejor gobierno para el país. ¿En qué se basa el Presidente para decir que está mal que los funcionarios ganen más de 80 mil pesos mensuales? ¿Por qué no 60 mil, 100 mil o 200 mil? ¿Cuánto debe ganar un Presidente o un alto funcionario?

 

El artículo 127 constitucional en su primer párrafo establece que los servidores públicos recibirán una remuneración adecuada e irrenunciable por el desempeño de su función, empleo, cargo o comisión, que deberá ser proporcional a sus responsabilidades. El gobierno de Singapur está entre los mejores pagados en el mundo, es uno de los más eficientes y menos vinculado a la corrupción. El gobierno de Venezuela es de los peores pagados en el mundo, pero es ineficiente y con grandes casos de corrupción. ¿Qué hará el gobierno para tener a los funcionarios mejor capacitados en el gobierno? ¿Cómo evitará que se vayan del gobierno los buenos funcionarios que verán reducidos a la mitad sus sueldos? ¿Los funcionarios que se quedan a pesar de la reducción son los mejores, o son los que saben que podrán complementar sus ingresos con actos de corrupción?

 

¿Se fortalecerá el servicio profesional de carrera para que haya igualdad de oportunidades en el acceso a la función pública con base en el mérito o será la filiación partidista y familiar la que prepondere en la ocupación en los cargos, como ya se ve en los puestos de mayor nivel del nuevo gobierno? ¿Las medidas de la supuesta austeridad son para ahorrar o son para debilitar las instituciones que hagan contrapeso al nuevo presidencialismo?

 

México debe aspirar a tener un mejor gobierno y eso cuesta, no sólo en términos de salarios, sino en la construcción de un conjunto de reglas eficiente que permita el reclutamiento, permanencia, y ascenso de los mejores funcionarios para el país.

 

AMLO dice que no se puede tener gobierno rico con pueblo pobre. Pero tampoco se puede tener un gobierno mediocre con un pueblo pobre. Se requiere un mejor gobierno que ayude a reducir la pobreza y crear condiciones para el desarrollo.

 

Por esto, ahora que están de moda las aves palmípedas, vale pedir que el gobierno no se haga pato con los salarios, que pague bien a quien lo merece, y si no lo merece, que lo despida y busque al que mejor lo haga para ocupar el cargo público en beneficio del país.

 

[email protected]

@faustobarajas

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo