No hay nada como el boxeo amateur

Cada peleador es una historia y, así como hay conmovedoras y motivantes, hay muchas más que son impresionantes y nos enseñan la realidad en la que vivimos

Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / El Heraldo de México
Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / El Heraldo de México

El pasado fin de semana fue muy especial para mí; vivir la experiencia de un torneo de boxeo amateur me ayudó a entender el por qué existe el Consejo Mundial de Boxeo.

Tuve la gran oportunidad de ser testigo de momentos increíblemente emotivos en tres días de actividad. Ver la pasión que cada familia pone al momento sagrado en el que ese niño o niña se sube al ring; observar las celebraciones por los triunfos y el drama de la derrota.

Mi hermano Pepe me ayudó con una reflexión que hace sentido y pone todo en su lugar: No hay nada como el boxeo amateur; pelean por pasión, por honorabilidad y orgullo, combaten por el deporte, por sus familias y por sí mismos, no hay intereses, no hay vicios, no lo ensucia la fama y la fortuna.

Cada peleador es una historia y, así como hay conmovedoras y motivantes, hay muchas más que son impresionantes y nos enseñan la realidad en la que vivimos.

La historia de Iván del Carmen es una de las que más me impactó. Durante el torneo hubieron peleas especiales, y la de Iván fue una de ellas. Nancy, de nuestra oficina de Los Ángeles, fue corriendo a buscarme para que no me perdiera lo que estaba sucediendo en el ring dos del gimnasio. Ahí estaba Iván peleando contra un rival de China; todo parecía normal, hasta que dio la vuelta y pude entender el por qué de esta pelea especial… el joven Del Carmen nació con el brazo derecho deforme, pues no se le desarrolló más allá del codo. Era dramático ver esto, y el público se volcó en apoyo eufórico. Pues sí, Iván ganó la pelea por decisión unánime y su siguiente combate por nocaut.

La juventud que busca trascender.

Otra historia es la de José Andrés Huerta, un joven de 15 años que participó en el Green Belt Challenge de 2018. Una tarde, cuando iba de regreso del gimnasio a su casa, fue atropellado y perdió la vida. Este año invitamos a su familia para rendirle tributo a su memoria. Subieron al ring sus papás, sus hermanas y un tío, con un bebito de dos meses. El comité organizador hizo entrega de una placa y entre lágrimas fueron ovacionados.

El destino llevó a que estas dos historias encontraran algo para trascender. Al terminar la pelea de Iván, y al ver la entrega del público a esta causa, decidimos implementar el premio al valor y coraje llamado José Andrés Huerta. Subió al ring toda su familia, mandamos llamar a Iván y ahí se le hizo entrega del cinturón WBC Amateur, el premio José Andrés Huerta. La señora Huerta tomó el micrófono, felicitó a Iván, y nos llevó a todos a las lágrimas cuando le dijo: Iván, gracias por aceptar este cinturón que lleva el nombre de mi hijo, y le doy gracias a Dios, pues a partir de hoy podré ver a mi José reflejado en ti y lo voy a seguir a través tuyo.

Así como estas dos historias hay muchas más. Esta disciplina es el deporte de los pobres, del pueblo. Es el deporte que da oportunidad a quienes sólo encuentran rechazo y puertas cerradas en la sociedad. Esta inyección de boxeo amateur que recibí hace unos días me trajo gran motivación para seguir con tantos planes y sueños que Don José dejó encaminados, para que su Consejo Mundial de Boxeo los logre llevar a la realidad.

La semana pasada tuve el gran gusto de saludar al ingeniero Carlos Slim Helú; he estado pensando mucho en su grandeza como mexicano y como líder de nuestro país. Hace 11 años, don Carlos, junto con mi papá, crearon el programa Ring Telmex, ahora conocido como Ring Telmex-Telcel. Un sistema de becas para boxeadores, con el fin de que, con el apoyo mensual económico, éstos se puedan dedicar exclusivamente al boxeo sin padecer hambre, con apoyos de equipamiento, uniformes, medicinas, asesores, etc.

De este programa han salido 15, sí, 15 campeones mundiales, siendo Saúl Canelo Álvarez miembro de la primera. Este sistema pretendía también apoyar a boxeadores amateur para buscar medallas olímpicas, pero, lamentablemente, los encargados de esta disciplina en México no aceptaron el concepto de becas con apoyos a los pugilistas, y no se logró implementar.

Iván del Carmen, toda una inspiración.

México es una potencia mundial en boxeo. El deporte que más medallas olímpicas ha logrado, y coronado más de 200 campeones mundiales. Estamos atravesando un gran momento, y la motivación y atención que Andy Ruiz logró para esta disciplina es impresionante.

¿SABÍAS QUÉ?…

Solamente un medallista olímpico de México ha logrado conquistar un campeonato mundial de boxeo. Alfonso Zamora, quien logró la plata en Múnich y vivió de manera dramática la matanza que se dio en la Villa Olímpica, logró ser campeón de peso gallo. Actualmente vive en Aguascalientes y es representante del Consejo Mundial de Boxeo.

ANÉCDOTA DE HOY

Un día llegué de la escuela, de mi queridísimo Ovalle Monday, en la colonia Lindavista, y me encontré con cuatro jóvenes vestidos en pants, comiendo como si fuera el ultimo día. En eso llegó Don José, con esa gran sonrisa que lo caracterizó siempre, les dijo: Jóvenes, bienvenidos a su casa, cuando acaben de comer me acompañan para enseñarles su cuarto; entonces fui a la cocina y le pregunté a mi mamá al respecto: Ay mijito, ya ves a tu padre, ahora se trajo a estos boxeadores amateur que no tienen donde quedarse y van a estar aquí en la casa dos meses.

Estos cuatro jóvenes formaron parte de la familia Sulaimán Saldívar por este tiempo, hasta que llegó la competencia de los Juegos Panamericanos en la Ciudad de México.

Así fue mi papá, y, con el apoyo absoluto de mi mamá, muchísimas personas vivieron con nosotros a través de los años: boxeadores, entrenadores de esta disciplina, de beis, colaboradores de la empresa, familiares, etc…

POR MAURICIO SULAIMÁN

PRESIDENTE DEL CONSEJO MUNDIAL DE BOXEO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas