No entienden, no entienden

Por más llamadas de atención de su jefe, patrón y guía espiritual... un día de éstos, los va a mandar por un tubo

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Usted extienda su mandato en la Presidencia de la Cámara de Diputados Don Porfirio, porque es el más fregón de todos. Por la Ley NO se preocupe, la violamos al fin que aguanta. Seguramente eso y más le dijeron los lambiscones a Muñoz Ledo, y éste se la creyó. O sea que abusaron de su edad, acotan los observadores.

Ante esta penosa situación, el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, quien —no hay que olvidarlo— es simultáneamente jefe de Estado, jefe de Gobierno y líder indiscutible de Morena, se vio en la penosa necesidad de decirle que regresara a su curul y que no pusiera el mal ejemplo, pues con ese agandalle lo único que iba a conseguir es que la sociedad, incluyendo los que votaron por el cambio, pensara que son iguales a los panistas, priistas y perredistas.

En la conferencia mañanera de ayer, el líder de masas e ídolo de multitudes fue contundente al declarar: Un partido, porque tiene mayoría, no puede aprovechar para modificar una ley en beneficio personal, de grupo, de una fracción; eso es un retroceso. Yo celebro que esto se haya resuelto bien, yo no voy a meterme, pero era una vergüenza. Y festejó que se haya resuelto esa controversia sin entrar en componendas de ningún tipo, como se hacía ante, pues.

¡No entienden, no entienden los morenos! Por más llamadas de atención de su jefe, patrón y guía espiritual, en el sentido de que si continúan comportándose así, un día de estos no sólo los va a mandar por un tubo, sino que les va a prohibir que usen la marca que él registró en 2014, lo ignoran. Deberían tomarlo en serio, advierten los observadores, sobre todo después de que hace unos días Andrés Manuel les dijo: Yo, si el partido que ayudé a fundar, Morena, se echara a perder, no sólo renunciaría a él, sino me gustaría que le cambiaran el nombre…. ¡No lo provoquen, no lo provoquen! Diría el músico y poeta Juan Gabriel.

Por cierto, los historiadores políticos recuerdan que la última ocasión en que se produjo una pugna abierta entre militantes distinguidos del partido en el poder y el Presidente de la República, fue en 1987, cuando Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Porfirio Muñoz Ledo, entre otros, pretendieron disputar a Miguel de la Madrid Hurtado el sagrado derecho al dedazo para designar al candidato presidencial priista para las elecciones de 1988, que resultó ser Carlos Salinas de Gortari. El resultado del pleito ganado por De la Madrid obligó a sus adversarios internos a renunciar a su militancia priista y fundar el PRD. En aquel entonces Don Porfis tenía 55 años.

AGENDA PREVIA

Eduardo Enrique Murat Hinojosa, senador con licencia, informó que después de que el Senado acepte su petición de licencia por tiempo indefinido, se dedicará a atender asuntos propios de su despacho de abogado. Otra de sus ocupaciones será la de atender y colaborar en las acciones que emprendan las fundaciones Byanny Luneza (una Luz en el Camino) y Plástic Ocean, Capítulo México.

POR LUIS SOTO

[email protected] 

@LUISSOTOAGENDA

edp

¿Te gustó este contenido?