No aprenden, no aprenden

El publicista Carlos Alazraki se integró a la campaña de Jose Antonio Meade; en el PRI algunos lo rechazan por su pasado

No aprenden, no aprenden

Para sorpresa de los analistas políticos  bisoños, José Antonio Meade incorporó a su equipo a un publicista para que le puliera la imagen. El mismo que Roberto Madrazo contrató hace exactamente 12 años –cuando fue candidato presidencial del PRI, para que hiciera un trabajito similar: Carlos Alazraky.

En aquella ocasión, el publicista prometió:  Va a ser el Madrazo que todos conocemos: el que tiene carácter, el que tiene pantaloncitos, el que sabe gobernar, el que no dice mentiras,  el que siempre ha pagado sus impuestos, el que quiere mucho a México…  y otras sandeces. ¿Tú confías en Alazraki, quien es el que quiere hacer el milagro a un mes y medio de las elecciones? Dicen los malosos que preguntó Elbita. ¡Nosotros tampoco! Respondió el respetable.
¿Pero quién es Carlos Alazraki? Para quienes lo hayan olvidado ahí les va parte de su historial publicado en algunos medios de comunicación: Se hizo famoso con la creación de un par de frases de campaña de Roberto Madrazo, cuando en 1999 buscó la candidatura presidencial del PRI: Dale un madrazo al dedazo y El candidato Labastida es un perfecto fracasado. Después fue invitado por Roberto para que le preparara, a principios de 2002, los lemas de la campaña interna para llegar a la presidencia de su partido frente a Beatriz Paredes, a quien finalmente derrotó.

Todo iba bien pero un buen día se le ocurrió a Alasraky  hacer declaraciones a un diario capitalino y se fue de la lengua. Dijo que colaboraba con gusto con Madrazo por la amistad que los unía, pero que detestaba al PRI y que los priistas eran una bola de rateros, mañosos y mafiosos. Hasta ahí llegó. Los priistas se indignaron, pusieron el grito en el cielo y obligaron a Madrazo a prescindir discretamente de los servicios del publicista.

No pasó mucho tiempo para que Carlos  volviera a meterse en problemas. Se unió a la campaña en contra de Rosario Robles, quien fue acusada de beneficiarse con los contratos de una empresa de publicidad cuando era jefa de Gobierno del Distrito Federal. Un buen día, los paparazzi descubrieron a Alazraki cenando con la mismísima señora Robles. Un reportero, incrédulo por encontrarlos juntos, preguntó la razón de la súbita amistad. En la acusación a Rosario Robles caí en una trampa, recibí información incompleta sobre los supuestos pagos en exceso a Publicorp, dijo Alazraki. Me equivoqué por haber tomado partido sin tener todos los datos, y, sobre todo, porque no conocía a Rosario. Desde que la conocí cambió mi impresión. ¡Eso me pasa por hablador!

Lo que necesita José Antonio Meade no es un publicista chaquetero, sino un buen un buen equipo de estrategas, insisten los observadores.

AGENDA PREVIA

Las cinco emisiones especiales de Tercer Grado, con mesas de análisis a candidatos presidenciales (Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade, Ricardo Anaya,  Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón transmitidas por las estrellas, sumaron una audiencia total de 18 millones 316 mil 90 personas, según cifras de Nielsen IBOPE México. Cada programa tuvo un promedio de audiencia de 3 millones 663 mil 220 personas. Estas cifras son las más elevadas de cualquier espacio informativo en las que hayan participado los candidatos a la presidencia, en la televisión mexicana o en la extranjera.

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano