Naucalpan en Corea o la limpieza del río

Patricia Durán ha logrado que empresas coreanas y un banco holandés se interesen en sanear el cauce del río Hondo

Hugo Corzo / Cruz y grama / Heraldo de México
Hugo Corzo / Cruz y grama / Heraldo de México

¿Qué hace la presidenta municipal de la localidad más pujante empresarial e industrialmente del Edomex, en la fiesta por el Día de la Fundación de la República de Corea? Pues gestionar el programa de saneamiento para un río más ambicioso que se haya visto en años por estas latitudes.

Este jueves se conmemoró, como cada primer jueves de octubre, el aniversario de la fundación de aquella nación asiática, que tantos lazos tiene con México. Y ahí, entre los invitados de honor, estuvo Patricia Durán Reveles, la alcaldesa de Naucalpan.

Esta fue la primera vez que ella asiste a esos convites, y seguramente no será la última. Al encuentro en la casa del embajador de esa nación, Kim Sang-il, acuden personas que hayan tenido contacto con la comunidad coreana y algún intercambio cultural. Y el caso de Durán Reveles no fue excepción: un representante suyo acudió hace unas semanas a Seúl, Corea, para conocer a detalle la experiencia de cómo lograron sanear un río de aguas negras, el Cheonggyecheon, y cómo en ello encontraron el mejor pretexto para construir una ciudad.

En otras palabras: Naucalpan ha concretado un proyecto para el saneamiento del río Hondo, actual cauce de aguas negras que congrega, además de focos de insalubridad, un tejido social roto y proclive a la inseguridad. El ayuntamiento de Patricia Durán ha logrado que empresas coreanas y un banco holandés se interesen en asesorar y concursar por sanear este cauce de aguas negras, para transformarlo –como ocurrió en Seúl– en un área revitalizada culturalmente, con eventos al aire libre y vida cotidiana.

El proyecto ejecutivo costará siete millones de pesos, que el banco holandés aportará, bajo la única premisa de acelerar la licitación pública internacional para concursar como candidato para crear la Asociación Público-Privada que se encargará del saneamiento.

En la reunión, uno de los directivos de Samsung confirmó el interés de esta firma coreana de tecnología por realizar esta obra hidráulico-social-cultural. El asombro de los asiáticos respecto al presupuesto requerido –de aproximadamente 100 millones de dólares– estriba en que les parece poco dinero. O lo que es lo mismo: bien y de buenas.

Y un último apunte, para la prospectiva política: el alcalde Lee Myung-bak, quien en julio de 2003 inició la campaña para sanear el río Cheonggyecheon, adquirió tanto capital político en esa acción que cinco años después llegó a la presidencia de su país. Ahí está, el que entendió, entendió.

En la unica recepción en casa del embajador Sang-il, el diputado Sergio Mayer Bretón recibió un reconocimiento y dio un breve discurso sobre la importancia de fortalecer nuestros lazos culturales. Y tras escuchar al diplomático decir que él espera terminar su misión en México con dos cosas, un tratado de libre comercio entre ambos países y saber bailar, ofreció de inmediato: que se comprometía a, por lo menos, enseñar al embajador a bailar La Bolita, al estilo Garibaldi, antes de que vuelva a Corea. ¡Banana sí!

 

 

 

 

POR HUGO CORZO

[email protected]

@HUGO_CORZO

eadp

¿Te gustó este contenido?