Nadie bajará en Santa Lucía

Los estudios de aeronavegabilidad para la operación simultánea de dos aeropuertos tardarían 10 años: Mitre

Jesús Martín Mendoza  / Ojos que sí ven  / Heraldo de México
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Heraldo de México

Si el Aeropuerto Internacional que se pretende construir en la base aérea militar de Santa Lucía no cuenta con la aprobación y certificación de la Corporación Mitre, no habrá aerolínea nacional e internacional que quiera aterrizar en esas instalaciones.

La razón es simple, la Corporación Mitre es una organización sin fines de lucro que establece los principios de seguridad y aeronavegabilidad del espacio aéreo; sus estudios en la materia, apoyados con alta tecnología, proporcionan a los aeropuertos del mundo la seguridad de las aproximaciones de aeronaves a los aeropuertos.

La Corporación Mitre tiene dos sedes en Estados Unidos: una en Bedford, Massachusetts, y otra en McLean, Virginia. En Mitre se encuentra el Centro para el Desarrollo Avanzado del Sistema de Aviación, sus estudios son fondeados por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos y su principal tarea es establecer la seguridad del tráfico aéreo. Esta misma entidad dio a conocer, pocos días después del anuncio de la cancelación de las obras en Texcoco, que los estudios de aeronavegabilidad para la operación simultánea de dos aeropuertos, tardarían al menos 10 años, ya que se parte de la base que para la operación de un aeropuerto internacional (actualmente es sólo base militar con operaciones programadas) en Santa Lucía no hay estudios en la materia y se empezaría de cero.

La declaración de Mitre enfureció al grupo cercano a Andrés Manuel López Obrador, interesado en construir su propio aeropuerto, ya que inhabilita de facto el proyecto de la nueva administración, lo encarece y nos retrocede al menos 20 años en el intento, nuevamente fallido, de construir una terminal de gran dimensión en Texcoco.

José María Riobóo, amigo de López Obrador está que no lo calienta ni el sol. En su posición de asesor del próximo presidente, mas no de funcionario o próximo secretario, tuvo el desatino de declarar que Mitre no es necesario, que está comprado por sus antiguos dueños, vaya, asegura que Mitre responde a los intereses de los empresarios del aeropuerto en Texcoco. Calificó de berrinche de Mitre que tarden más de una década los estudios para Santa Lucía.

Las declaraciones del ingeniero sorprendieron tanto a los de afuera como a los de adentro de la próxima administración de López Obrador por su rudimentario discurso, sin bases técnicas ni científicas. Su actitud no le ayuda a su amigo a tres semanas de tomar el poder.

¿Qué necesidad tiene el próximo gobierno de aumentar el riesgo de volar sobre el espacio aéreo del valle de México? El que hace berrinche es Riobóo. Habrá que recordarle que el que se enoja, pierde.

 

Corazón que sí siente

Imperdible fotografía.
La morenista Claudia Sheinbaum, próxima jefa de Gobierno, estrecha la mano del priista Alfredo Del Mazo; ambos con amplias sonrisas. Con que logren abatir los asaltos en los micros, estaremos del otro lado.

 

[email protected]

@JESUSMARTINMX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónGerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México

Historias de espías: El Ángel