Nacho Peralta devasta a Colima

Graco, pleitos con la curia Morelense; Universidad Nayarita, mendicidad; y Núñez aumenta presión a Tabasco


En Colima a Ignacio Peralta le quedó muy grande la gubernatura. Trae pleitos con su brazo derecho, el secretario de Planeación y Finanzas, Arturo Noriega García, por el manejo del dinero estatal, pero no lo despacha por motivos personales. Y, su brazo izquierdo, Arnoldo Ochoa, quien ni le consulta los temas urgentes, ya que Nacho se encierra en la lujosa Casa Gobierno en Pedro Galván. Para agravar la crisis, casas adelante, en las oficinas del PRI estatal, el caos es peor ante la próxima visita del jerarca Enrique Ochoa. Por violencia política de Peralta, como acusó Vianey Chapula, líder en Villa Álvarez, renunciaron 3 líderes municipales, el secretario de organización y el de procesos internos del Comité estatal de Rogelio Rueda. Nacho perdió la gobernabilidad de Colima, aunque se ufane de su amistad con Enrique Peña Nieto.

NAYARIT: La SEP escamotea 550 millones de pesos a la Universidad Autónoma de Nayarit, cuyo rector Ignacio Peña, tiene que mendigar al subsecretario de Educación, el exgobernador de Michoacán, Salvador Jara, que le den el presupuesto y pagar la nómina de esta quincena. Peña buscó a Aurelio Nuño, a través del gobernador panista Antonio Echevarría, sin efectividad.

MORELOS: El obispo de Cuernavaca, Ramón Castro y Castro, envió un informe al Vaticano sobre los daños a la curia morelense tras los sismos: 314 iglesias destruidas, el 60% de los templos católicos en la entidad. Los curas ofrecen sus servicios religiosos en la calle, plazas o auditorios. Ah, pero el gobernador Graco Ramírez, por conflictos personales con el obispo, no ve, ni oye a los clérigos. ¿Le molesta que el 80% de sus gobernados sean católicos?

HIDALGO: A punta de rifles, indígenas de la Sierra Otomí Tepehua, de Huehuetla, exigen a las autoridades municipales agua. Un problema que debía resolver el alcalde Efraín García, cayó el despacho del gobernador Omar Fayad. Ahí, esperan, solución a los problemas.

GUERRERO: El gobernador Héctor Astudillo, en su 2º informe reconoció que el problema de Guerrero no es político; es la violencia. Por eso, como reconoció, trabajamos con una sociedad insatisfecha. Un día antes, en el Congreso local nombró al sustituto del alcalde en Chipalcingo Marco Leyva. Aquí, en ExE, te relaté estimado lector hace un par de semanas, que Leyva estaba hundido en la basura. El sustituto es el ferretero Jesús Tejeda Vargas. Ojalá y encuentre las herramientas para negociar los rellenos sanitarios en Matlalapa.

TABASCO: Este Estado ganó el título del más violento del país, por el desproporcionado incremento de asesinatos, asaltos y secuestros. Aunado a una economía estancada, tras el desastre que dejó Andrés Granier, la sociedad tabasqueña está en zozobra, como antesala de un proceso electoral conflictivo. Además, Núñez dejó el control del PRD local en manos de su compadre, el titular de la SCT Tabasco, Agustín Silva Vidal, e intimida al líder estatal, Candelario Pérez, para controlar la candidatura para el 2018.

COAHUILA: En la semana confirmará el TEPJF el triunfo del priista Miguel Riquelme, a la gubernatura. Le bajaron los gastos. Pasó de panzazo.

@vsanchezbanos

vsb@poderydinero.mx

¿Te gustó este contenido?