Movilidad

El derecho a la movilidad garantiza el acceso al bienestar, que nadie se quede atrás

Xóchitl Gálvez  / SENADORA DEL PAN
Xóchitl Gálvez / SENADORA DEL PAN

Está comprobado que una de las formas más rápidas de combatir la desigualdad es a través de la inversión en infraestructura de movilidad y espacios públicos.

De acuerdo con la última Encuesta Origen–Destino de la Zona Metropolitana del Valle de México, 32% de la población hace sus trayectos a pie. La cifra a nivel nacional es similar.

En México, 103 millones de personas nos movemos diariamente y según un estudio realizado por el Banco Mundial, 55% de las personas usan el transporte público y 29% caminamos y usamos la bici. Los menos utilizan automóvil.

Otros datos que se dieron a conocer esta semana por parte de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, es que de los 19 millones de viajes que se registran diariamente en la ZMVM, la mayoría los realizan mujeres para fines de cuidado, como acompañamiento de niños a la escuela o adultos mayores al hospital, y labores del hogar.

Las cifra más alarmante es que México ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en muertes por accidentes de tránsito. En 2017 murieron 25 ciclistas en la Ciudad de México.

Este escenario es una fuerte razón para acelerar la inversión en movilidad sustentable a fin de que más de la mitad de la población cuente con bienestar, pues en la actualidad del presupuesto federal que se destina a movilidad, 74% es para viajes en automóvil, 13% en infraestructura peatonal y espacios públicos, en transporte público 7% y 2% a infraestructura ciclista.

Es claro que el derecho a la movilidad no está garantizado para todos, el acceso a derechos y servicios públicos está reservado para algunos, los más privilegiados, y el Estado no puede negar su responsabilidad.

Es tiempo de que la política de movilidad sea tomada en serio por todos los niveles de gobierno.

Es urgente concentrarse en el funcionamiento eficiente y de calidad de otras formas de desplazamiento que no contaminen, que liberen el tráfico para favorecer el transporte público y que cuiden la vida de los más vulnerables. Lo sabemos: el dinero nunca alcanza. Sin embargo, el Ramo 33 del Presupuesto de Egresos de la Federación contempla infraestructura social como agua potable o alumbrado público, servicios cubiertos por varios municipios del país.

Esta semana presenté un punto de acuerdo para que el Ejercicio Fiscal de 2019, a través del Ramo 33, contemple también infraestructura de movilidad: corredores con calles completas, conectadas a los destinos; banquetas accesibles, con rampas y libres de obstáculos; cruces seguros que den prioridad al peatón y ciclovías.

Exhortamos a la Secretaría de Desarrollo Social a fin de que incluya en los Lineamientos Generales para la Operación del Fondo de Aportaciones de Infraestructura Social, el FAIS, la posibilidad de ejecutar obras y acciones específicas que permitan asegurar calidad y eficiencia en movilidad y sustentabilidad. En tanto que la Cámara de Diputados etiquete y asigne recursos para este fin.

El derecho a la movilidad garantiza el acceso al bienestar. Que nadie se quede atrás. El momento es ahora.

 

XÓCHITL GÁLVEZ

SENADORA DEL PAN

@XOCHITLGALVEZ

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual