Morena, la bancada cuchareada

Votaron a favor de incrementar un tributo al gobierno estatal: el refrendo de automóviles

Hugo Corzo / Cruz y grama / Heraldo de México
Hugo Corzo / Cruz y grama / Heraldo de México

En las huestes mexiquenses de la 4T hay un escándalo, entre privado, público y mediático, que ha tomado tintes bastante ríspidos y desatado significativas incomodidades entre el grupo parlamentario del Presidente Andrés Manuel López Obrador en el Congreso del Edomex.

Y no es para menos: el lunes fueron llamados a cuentas en la Comisión de Honestidad y Justicia 34 de los 38 diputados de ese partido en el Congreso local. ¿La razón?, para que explicaran por qué, contrario a los principios del partido y la plataforma ideológica de AMLO, votaron a favor de incrementar un tributo al gobierno estatal: el refrendo de automóviles.

La ventilación de esta reunión ha levantado ámpula porque, en pocas palabras, de no salir bien librados del procedimiento, quedará un precedente crítico, ya no externo, sino interno, de que la bancada de Morena en el Edomex está cuchareada, diría el clásico, y trabaja en favor de los intereses del poder, en donde todavía el PRI manda, como es el caso de esta entidad.

El contexto: en campaña, los aspirantes morenistas al Congreso se comprometieron a no incrementar impuestos. Ya como diputado, el texcocano Nazario Gutiérrez presentó la iniciativa de desaparecer la tenencia, pero de inmediato hizo cónclave con la gente de la Secretaría de Finanzas estatal y de la bancada priista, para analizar cómo se compensaría la sangría a la hacienda, aún cuando el Congreso no ha aplicado un recorte drástico en pos de la austeridad, como ha ocurrido en otras entidades o áreas federales.

De esas reuniones, Nazario salió con la iniciativa de reducir el padrón vehicular gravable, al imponer la tenencia sólo a los autos de más de 450 mil pesos de valor, ya no a partir de los 350 mil pesos. Pero, aumentó el refrendo vehicular a los 8 millones de carros emplacados en el estado. Así, 34 de los 38 diputados de AMLO en el Edomex lo aprobaron. ¿Y entonces?

Luego de tragar esa llamarada, el diputado escupió lumbre acusando fuego amigo y, retóricamente, colgándose de un artilugio semántico, aclaró que no se aprobó el incremento a un impuesto, como se prometió, sino que es un alza a un derecho. Eufemismo, al fin. Y ardió Roma. O, mejor dicho, Toluca. Azucena Cisneros, diputada morenista, lejos de poner ojo al tema de fondo, anda buscando quién se las pague, por filtrar la reunión. Ricardo Moreno, el coordinador de la bancada, anda por ahí mismo, y más. En una columna que publicó, escribe: (…) quisieran que el gasto público se financiara solamente con programas anticorrupción y medidas de contención del gasto, pero es insuficiente en la entidad. ¿Ya leyó el Presidente este párrafo? Porque en eso basa bastante de su política de reconstrucción nacional.

Lo que está en juego, en el fondo, es mucho más: si llegara una sanción de la Comisión de Honestidad del partido, habría un antecedente interno que abona a sostener la perenne crítica que ha pesado sobre el nombre que lidera a la mayoría de los legisladores morenistas en Edomex, Higinio Martínez, sentencia que señala que trabajan muy, muy de la mano con el PRI.

 

EFEMÉRIDES

El de ayer pasará a la historia como el día en que, como el mariachi de José Alfredo, los millennial y los centennial callaron, por la agónica jornada de Instagram, Facebook y WhatsApp. Idea loca: háblense por teléfono, o más radical aún: hablen cara a cara. No pasa nada.

[email protected]

@hugo_corzo

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónEl activista

El activista