Morena. Dignidad o ignominia

Hoy, a quien le fue confiado dar continuidad y consolidar a un partido eficaz y con ideales, ha decidido mantenerse en el encargo a costa de lo que sea, sin ninguna legitimidad

Daniel Serrano / Liderazgo político de izquierda en el Edomex / Articulista Invitado

El pasado fin de semana el partido político más importante del país (Morena) debía emitir su convocatoria para la renovación de sus dirigencias, el antecedente de que esto ocurriría sin mayor contratiempo fue el video que filmaron de manera conjunta Yeidckol Polevnsky, Bertha Luján y Héctor Díaz Polanco. Las representantes de los órganos más importantes empeñaron su palabra de actuar en unidad, con el presidente de la comisión de honestidad y justicia como testigo. Yeidkcol no cumplió.

¿Y esto por qué es asunto de todas y todos? Porque ha quedado develado en Morena que la responsable del órgano ejecutivo es al mismo tiempo la principal orquestadora de una estrategia que tiene como principal objetivo romper la institucionalidad del partido y detener el avance del vehículo que llevó a AMLO a la presidencia de la República. En un escenario de provocaciones y resistencias de la derecha, como el que atraviesa nuestro país y nuestro continente, es común ver al títere, aunque los titiriteros tarden más en dar la cara. Hoy a quien le fue confiado dar continuidad y consolidar a un partido eficaz y con ideales, ha decidido mantenerse en el encargo a costa de lo que sea, sin ninguna legitimidad, sin vergüenza y traicionando su propia palabra.

Si en algún momento se pensó en la psibilidad de dar continuidad en el encargo a quien hoy ostenta la representación del partido, esa posibilidad sencillamente se ha esfumado junto con su credibilidad. Como diría AMLO, se ha ganado un lugar en la historia, pero en el basurero de la historia.

Es cierto que esta actitud, que no esprivativa sólo de la secretaria en funciones de presidenta, ha generado mucha molestia entre la militancia, pero también es cierto que al mismo tiempo ha motivado un movimiento nacional que pretende recuperar la ruta acción del partido, movimiento que va más allá de la renovación de las propias dirigencias. Se trata de una fuerza muy poderosa que proviene de las bases que va generando una inercia lo mismo en el norte, en el sur o en el centro del país.

Es común escuchar entre la militancia inconforme anécdotas de lo mucho que costó construir el partido, el abandono a las bases, la necesidad de reformar los estatutos, la urgencia de la formación política, la definición ideológica sin titubeos, la alianza con otros movimientos sociales, el respaldo a AMLO, la consolidación de la 4T, la preparación del proceso 2021 y la importancia de mantener la mayoría en la cámara de diputados.

Ante un escenario tan accidentado, vale la pena reflexionar sobre qué mantiene activa a esa militancia a pesar de los pesares, sin duda la dignidad. Esta, la dignidad, como cualidad de la militancia está llamada a ser el motor que saque a flote a Morena y hoy no sólo está vigente, sino mejor organizada que nunca.

Por Daniel Serrano

*Liderazgo político de izquierda en el Edomex

¿Te gustó este contenido?