MKT DE BARRIO

Siempre será más musical y valioso hablar del nosotros, antes del Yo, la diferencia entre el sentir individual y el compartir. Somos lo que compartimos


En marketing deportivo sólo una cosa puede estar por delante de la experiencia del fan, en cuanto a las prioridades de las empresas que generan productos y servicios para el mismo, y se trata de la experiencia comunitaria.

Esta buena tendencia es clara entre las entidades que desean marcar liderazgo en la industria deportiva y que compiten todos los días por construir su marca. Se trata de generar valor no solo con emociones sino con utilidad.

Pero esto requiere de un proceso de gestión. Se trata de que los fans perciban sus beneficios porque se observan dentro de él. Para eso sirve la comunicación estratégica antes que publicitaria.

Todos los esfuerzos que debe realizar una marca deportiva para alcanzar o mantener su posicionamiento son importantes, pero la clave es su forma de comunicarse con los fans, y aquí se genera el éxito o el fracaso.

Desde el Mix de Comunicación se debe edificar una buena estrategia como canal para que conversen las marcas con sus clientes, con el fin de que estos se conviertan en sus fans.

El error de muchas empresas es que no se comunican adecuadamente con sus usuarios. Los toman como simples cifras financieras.

No es ninguna casualidad que Sport City y Sports World posean estrategias similares, aunque sus targets no sean idénticos. Los proveedores de cultura física tienen una oportunidad digna de su naturaleza, el Deporte es una actividad social.

Las grandes empresas de gimnasios deben apostar entonces por el siguiente paso, el de comunicar con efectividad los beneficios de hacer Deporte en comunidad.

Es verdad que entre los nuevos consumidores de estos servicios están los millennials que acuden entre amigos a ejercitarse y a socializar, pero el ejercicio comunitario no implica sólo la parte recreativa de proveer espacios de convivencia. Pensar en comunidad ayuda a construirla.

Las marcas deben compartir las mismas preocupaciones de las comunidades en las plazas donde se ubican, poseer el mismo interés en sus asuntos, como son la seguridad, su desarrollo social, sus afectos y hasta su economía personal.

Ver así a los clientes es ver primero a las personas que están detrás del dinero que pagan. Asumir una cultura del barrio es conocer e integrar una comunidad.

¿Has reflexionado estimado fan cómo la barriada enseña y construye comunidad gracias a su poder incluyente?

En un contexto social, el barrio cultiva identidad y promueve de forma natural la participación comunitaria. El ente colectivo se mueve con mayor fortaleza que el individual. Este insight explica el Deporte desde el marketing.

Y bueno, ¿tú qué piensas? Conversemos. Recuerda que en este mundo terrenal, todo puede sumar o restar y tú eliges la cuenta.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota