Miroslava, crimen sin castigo

Javier Corral se ofusca cuando le recuerdan que el asesinato de la periodista Miroslava Breach, a nueve meses de cometido, es un crimen sin castigo

Miroslava, crimen sin castigo

Con el estandarte de la lucha anticorrupción que lo tiene enfrentado al gobierno de Enrique Peña Nieto -¡yo vine a Chihuahua a romper el pacto de impunidad!-, el panista Javier Corral se ofusca cuando le recuerdan que el asesinato de la periodista Miroslava Breach, a nueve meses de cometido, sigue siendo un crimen sin castigo.

Sí, está detenido Juan Carlos Moreno Ochoa, El Larry, miembro del grupo criminal Los Salazares e identificado como orquestador del asesinato de la periodista de El Norte de Chihuahua y corresponsal de La Jornada, pero se desvaneció la narcopolítica a la que Corral atribuyó el crimen, el 23 de marzo de 2017, y están protegidos dos militantes del PAN que sirvieron, al menos, como mensajeros de presuntos narcos.

Es el primer caso que se resuelve en muchos años en el estado de Chihuahua, exclamó este lunes.

–¡No se ha resuelto! –le aclaró Enrique Méndez, reportero de La Jornada.
–O que se empieza a resolver, podríamos decirlo así –cedió–, pero estamos en eso.
Y se victimizó: Hay todo un objetivo de tratar de descalificar todo este esfuerzo y de reducir el éxito de las investigaciones. Hemos hecho inclusive un modelo de investigación en el caso de Miroslava Breach que, estamos seguros, les va a servir a las demás fiscalías de las procuradurías de los estados.

Aunque en la PGR está abierta una investigación por delincuencia organizada vinculada con el asesinato, Corral tiene pendientes, como los dos panistas implicados.

Uno de ellos, el exalcalde de Chínipas, Hugo Amed Schultz, fue involucrado por Miroslava como cómplice de narcos, y el otro es Alfredo Piñera, exvocero del PAN estatal, quien pidió a la periodista revelar sus fuentes del reportaje que publicó en La Jornada, en 2016, sobre candidatos priistas y panistas vinculados al narco.

Cuando Piñera le pidió sus fuentes, ella le respondió que nació en Chínipas y que conocía a los involucrados: Yo por eso firmé la nota, porque yo sí tengo ovarios y porque sabía cómo están las cosas.

Piñera nunca le dijo a la periodista que grabó la conversación, con su teléfono que dijo tiene una aplicación que graba todo, pero envió el audio a Schultz, quien a su vez se lo entregó a El Larry.

El 25 de noviembre de 2016, Breach escribió la columna Don Mirone de El Norte que Schultz estaba ligado a narcos y era mensajero de Los Salazares para amedrentar a periodistas:

El exalcalde de Chínipas es el mismo que vio, calló y negoció con el narco del pueblo (de Chínipas) la designación de su sobrino Juan Ochoa Salazar como candidato del PRI a la presidencia municipal. Sólo cuando los medios de comunicación nacionales hicieron público tal despropósito, la dirigencia estatal priista sustituyó esa candidatura, junto con la de Namiquipa.

Tuvo como director de la Policía Municipal todo su trienio a Martín Ramírez, también sobrino del capo de la región Crispín Salazar Zamorano. El excomandante de la policía aparentemente estuvo involucrado en múltiples asesinatos y desaparición de personas, mientras el presidente municipal dejaba hacer y dejaba pasar los crímenes.

Schultz está libre…

¿Te gustó este contenido?