¿Milagro en el PRD?

¿Qué pasa en el mapa electoral y con la ciudadanía para que un partido moribundo se levante?

Alejandro_Sánchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Le pregunto al presidente del PRD, Ángel Ávila, si no es una contradicción rechazar una Guardia Nacional militarizada y luego postular como candidato a alcalde de Tijuana a un teniente en retiro que tiene encima a las organizaciones defensoras más prestigiadas de derechos humanos, por más de diez expedientes abiertos debido a supuestas violaciones graves a las garantías individuales:

–El PRD está en contra de que el Ejército sea quien tenga la responsabilidad del crimen organizado porque es exponer a una de nuestras principales instituciones a muchos riesgos cuando se enfrenta al crimen organizado. Nosotros estamos a favor de fortalecer las policías y lo que hizo Julián Leyzaola fue fortalecer a la policía de Tijuana (2018-2010)—contestó por teléfono desde aquella ciudad fronteriza.

Escuché contento a Ávila como hace mucho no, porque con Leyzaola –teniente polémico y temible que redujo los índices de criminalidad y quien también es memorable tras ser captado pisando las cabezas de sus rivales ejecutados en la lucha contra el narco– tiene posibilidades de ganar las elecciones y con ello levantar al sol azteca del lecho de muerte en que se encuentra desde el tsunami electoral de julio pasado.

Pero qué es lo que pasa en el mapa electoral, con los otros partidos y con la ciudadanía para que un moribundo se levante. El ciclo se repite, independientemente de los colores e institutos, y estos son algunos puntos específicos en el caso de Baja California:

1) La popularidad del gobernador Kiko Vega es reprobatoria, tiene en riesgo al PAN después de 30 años de manejar la entidad ininterrumpidamente. 2) Tijuana, la capital, es el municipio más inseguro del país, ya superó a Acapulco, Guerrero. 3) Jaime Bonilla, candidato de Morena al estado, no goza de buena reputación porque no sólo ocultó propiedades en EU, sino que parte de la opinión pública lo vincula con negocios e intereses con el actual gobernador.

En BC no se cumple una de las máximas del presidente de separar los negocios de la política.

Ahora resulta que el PRD es un partido competitivo en un estado donde jamás lo fue. Lo que refleja esta historia es la misma que llevó a Morena y a López Obrador al triunfo: la gente se desencanta de los partidos en el poder por el pésimo desempeño, por el auge del crimen organizado y desigualdad, así que decide castigar a los que le fallaron apoyando opciones a pesar de una mala reputación.

Ávila me dijo que Tijuana es alta prioridad nacional para el PRD porque el hecho de tener fuertes posibilidades en Tijuana le permite meterse en la disputa seria por la gubernatura del estado. Es que a pesar de estar en la mira de las ONG, Julián Leyzaola tiene buena aceptación popular y Jaime Martínez Veloz, candidato del PRD a la gubernatura, dividió a Morena durante la disputa interna con Jaime Bonilla. El presidente nacional del sol azteca dijo que sin descuidar Puebla ni los otros estados hará base en Baja California. Sobre Leyzaola, el teniente que tras sus logros en seguridad ocupó la jefatura de la policía municipal en Ciudad Juárez (2011 a 2014) siendo víctima de un atentado que lo dejó postrado en una silla de ruedas, Ávila justificó que al arranque de campaña su candidato haya aparecido con una pistola.

–Yo lo que cuestiono y me da miedo es que las armas estén en manos de los delincuentes y que las porten quienes no deben. Pero si eres un teniente retirado actúas dentro del marco constitucional –dijo Ávila, y se despidió para seguir con la campaña.

En el PRD nadie puede echar las campanas al vuelo para dar por hecho el milagro del partido, pero nadie creímos que en muy poco tiempo este instituto, al que se le ha dado por muerto, pudiera tener posibilidades de ganar una alcaldía o pelear una gubernatura de tú a tú frente al partido de Andrés Manuel en los primeros cuatro meses de su sexenio.

UPPERCUT: El memorándum que expidió el presidente para derogar la reforma educativa provocó reacciones de la oposición, todas en contra, por pretender pasar por encima de la Constitución, como señaló Movimiento Ciudadano. Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, dijo que corresponde a un compromiso de la 4T, y el ex ministro José Ramón Cossío sostuvo que es altamente impugnable porque carece de argumento jurídico.

 

 

[email protected]

@ALEXSANCHEZMX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas