Miguel Ángel Chico: Camino al 2018

Los militantes estamos convencidos de que México gana cuando gana el PRI. No es una frase hueca, es una realidad


En julio de 2018 se definirá el futuro del país. La elección concurrente más grande de la historia de México se llevará a cabo rodeada de movimientos populistas y de nuevos caudillos que buscan seducir al electorado con fórmulas simplistas.

Sin embargo, debemos tener claro en la batalla electoral que se avecina, los objetivos y las ideas de quienes aspiramos a servir al país. Hoy por hoy solo podemos hablar de dos caminos para México. La visión de futuro y de largo plazo que se ha fundado en reformas estructurales fundamentales para el desarrollo del país consolidada del PRI y la de retrocesos y autoritarismos, la de destrucción, la reaccionaria de Morena.

Las palabras del presidente Enrique Peña Nieto durante la Asamblea Nacional de nuestro partido deben resonar en todo el país.

Él, como todos los militantes del PRI estamos seguros y convencidos de que México gana cuando gana el PRI. Esto no es una frase hueca, es una realidad.

El partido ha sido el aglutinador de las corrientes emanadas de la lucha histórica más importante de México, la Revolución.

Ha construido las instituciones que hicieron de México un régimen estable y democrático, sobreponiéndose a los impulsos autoritarios que se han presentado en casi la totalidad del continente durante distintos periodos.

El PRI ha formado al Estado mexicano, y se ha formado de su gente. Desde sus bases, desde sus sectores, nos hemos acercado a conocer la realidad del país. Conocemos la complejidad que se da en la toma de decisiones, y estamos dispuestos a afrontar con visión las acciones que el país necesita.

No nos equivoquemos, en el PRI buscamos dar bienestar y justicia social a todos los mexicanos, pero tenemos un sentido de responsabilidad mayor que nos orilla a tomar la mejor decisión, aunque no sea ésta la más popular.

La lucha contra el populismo se ha dado en muchos países en los últimos años. Las visiones reduccionistas y de suma simpleza no abonan al mejoramiento de las condiciones de la población. Solo la experiencia y la solidez de quienes sabemos gobernar pueden mantener a México con los altos estándares de competitividad que hoy disfrutamos.

En el PRI no somos ciegos a nuestros problemas, pero los afrontamos con seriedad y carácter.

Sabemos que la contienda será complicada. Pero confiamos en la solidez de nuestra democracia, en la fortaleza de nuestras instituciones, y sobre todo en la participación de los mexicanos.

El proceso electoral es un tiempo que se debe centrar en la reflexión de lo que se busca para el país.

Desde el Revolucionario Institucional tenemos la profunda convicción de que ofrecemos el mejor futuro para México.

*Senador PRI

¿Te gustó este contenido?