Migrantes y el amor a la mexicana

Seremos el país que contenga la llegada de cientos de miles de centroamericanos que intentan alcanzar el sueño americano

Gabriel Baducco / Así de sencillo / Heraldo de México
Gabriel Baducco / Así de sencillo / Heraldo de México

Como por magia cinematográfica, una cámara aérea recorre la inmesa superfice de México. Lo que ve, pegadito a la frontera sur, es un tumulto enardecido, una especie de escaramuza. No se entiende bien, pero algo queda claro: allí ni hay paz. Son los 6 mil miembros de la Guardia Nacional, peleando para contener a las multitudes que avanzan desde Centroamérica.

La cámara avanza sobre el centro del país y con una lentitud dolorosa, ve enormes caravanas. ¿Es un éxodo? Cuando por fin alcanza el norte, aparece una enorme cicatriz de campamentos migrantes pegada a la frontera con Estados Unidos, desde Tijuana hasta Matamoros.

No, no es una cicatriz: todavía es una herida. ¿Ya imaginaron la escena? Pues bien, puede que pronto no necesiten tanta imaginación para verla. A menos, claro, que cumplamos con los objetivos negociados con Estados Unidos la semana pasada, seremos, en la práctica, el país que contenga la llegada de cientos de miles de centroamericanos que intentan alcanzar aquello que, todavía, muchos consideran el lugar del sueño americano.

Para los migrantes, los esperanzados, los buscadores de oportunidades… esa será su experiencia con el amor a la mexicana.

Hoy, detenemos cerca de 700 migrantes cada día, prometimos aumentar la cifra a 2 mil.

Aceptamos también subir la cuota de indocumentados que Estados Unidos no admite en su tierra y deporta a México.

Y seremos nosotros quienes nos reunamos con Guatemala, El Salvador y Honduras, para contener, quién sabe cómo, los flujos de migración ilegal, anunció el canciller Marcelo Ebrard. Cientos de miles.

Esta sí es la verdadera crisis humanitaria en materia de migración de la que tanto hemos hablado… y de la que deberemos hablar mucho más.

Fue Ebrard también el que dijo que Horacio Duarte, subsecretario de Empleo, presentará el programa de respaldo a los municipios fronterizos del norte del país.

México no es un país con una tasa muy alta de desempleo, comparado con la región. Sin embargo, la subocupación tiene sumida en la pobreza a buena parte del país, con malos salarios y pésimas condiciones de previsión social.

¿Resolveremos antes el problema de los migrantes? Ojalá resolvamos el de todos. Entre 130 y 150 millones de dólares que se obtengan por la venta del avión presidencial, serán para atender la situación con los migrantes, ha dicho el primer mandatario.

Nada bueno puede salir de semejante crisis a la que –como dice la oración: de pensamiento, palabra, obra u omisión– hemos contribuido.

Miren de qué tamaño es el problema, que EU planea contribuir con decenas de millones de dólares para alimentación y albergue de los migrantes que se quedarán de este lado.

Sí, se quedarán de este lado, ¿o pretendemos creer que ellos le otorgarán el asilo que están pidiendo?

Así de sencillo.

[email protected]

@GABRIELBAUDUCCO

¿Te gustó este contenido?