Migración, misión imposible

Trump quiere que nosotros nos encarguemos de lo que ellos no han podido

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Lograr, en 45 días, detener a más de 100 mil migrantes que se internan al país cada mes, con el objetivo de ingresar o pedir asilo a Estados Unidos es una misión imposible para México. Si no lo cree, sólo eche un vistazo a estos datos.

Los primeros esbozos de lo que conocemos hoy como la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos de América datan de 1904. Comenzó con menos de un centenar de vigilantes a caballo que patrullaban la frontera oeste de California para impedir el ingreso de chinos, y en la zona de El Paso, Texas, contra los mexicanos. En 1924 fue fundada como la conocemos hasta hoy. Desde entonces ha luchado por contener el ingreso de personas ilegalmente.

Los agentes de la migra y de Aduanas ocupan el nivel más bajo en el escalafón burocrático de los cuerpos de seguridad estadounidenses. Esa frustración y el blindaje casi impenetrable que les dan las leyes han alimentado la hostilidad y agresividad característica de esos policías fronterizos.

La preocupación estadunidense por la migración indocumentada en su frontera sur se disparó en la última década del siglo pasado. En 1990, el presupuesto de la Border Patrol fue de 263 millones de dólares con apenas poco más de 4 mil agentes. Este año, su presupuesto es de 4 mil 696 millones de dólares y cuenta con 19 mil 555 agentes, aunque el Congreso autorizó 23 mil 645. De ellos, 16 mil 608 están desplegados en la frontera con México, cuando en 1992 apenas eran 3 mil 555.

Por si fuera poco, cuenta con los instrumentos más avanzados de la tecnología para la vigilancia de la frontera y la detección y captura de indocumentados. Muros, vallas, zanjas, cámaras de visión nocturna, sensores de temperatura corporal, drones, helicópteros, sistemas de radiocomunicación, vehículos todo terreno, lanchas, caballos, perros adiestrados, enormes centros de detención, oficinas, campamentos y armamento diverso para su protección.

Estados Unidos con todos sus miles de millones de dólares, personal, infraestructura, tecnología y casi un siglo de esfuerzos, ha fracasado en la contención de la migración indocumentada. De no ser así, estaríamos hablando de otra cosa. Donald Trump ha sido lo suficientemente hábil, rudo e inteligente para ponernos contra las cuerdas y culparnos de la invasión indocumentada. Ahora quiere que nosotros nos encarguemos de lo que ellos no han podido.

¿Qué tiene México para cumplir el compromiso que hizo Marcelo Ebrard con Estados Unidos? Pocos agentes migratorios (muchos corruptos y sin capacitación), estaciones migratorias deplorables, unos vehículos y seis mil agentes de la Guardia Nacional —aún en formación— y sin la menor idea de cómo lidiar con migrantes. Ah, y cero pesos de presupuesto.

La lógica indica que México no podrá contener a más de 100 mil migrantes en mes y medio. ¿Tendrá el canciller Ebrard un plan B?

[email protected]

@CACHOPERIODISTA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo