México y las cirugías

La cirugía plástica en su versión estética tiene un rol fundamental en la sociedad y México ocupa el cuarto lugar en este ámbito, debajo de EUA,Brasil y Japón

María del Mar Barrientos/ Columnista de El Heraldo de México/ Opinión El Heraldo de México.
María del Mar Barrientos/ Columnista de El Heraldo de México/ Opinión El Heraldo de México.

Se supone que hoy en día, las tendencias mundiales de belleza se inclinan hacia lo natural, sin embargo, las cifras de un estudio realizado por La Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética, colocan a México por debajo de países como EUA, Brasil y Japón.

El procedimiento estético (que no es cirugía) más requerido por la población mexicana son las inyecciones de botox (más de 200 mil personas al año se lo hacen), cuya función es rellenar las arrugas de la piel. Después viene la rinoplastía, que es la corrección de la nariz y después el aumento de senos. Sin embargo, hay que estar al pendiente, ya que en nuestro país existen muchos médicos que no están certificados y hasta a veces se anuncian a través de redes sociales, haciendo ofertas o paquetes para operar una u otra cosa.

Pero en lo que yo me voy a centrar en este tema, es en el autoestima, no sólo de la mujer, sino también en la del hombre, porque cada vez aumentan más las cifras en las que las personas del sexo masculino se someten a procedimientos estéticos. Pero sería interesante saber el por qué del aumento de esta cifra en nuestro país. ¿Por qué se recurre a una cirugía estética?, ¿cuál es el valor agregado de ésta?, ¿cuál es la verdadera razón por la que se recurre a un procedimiento estético?.

La realidad detrás de una cirugía plástica en ciertos casos (no generalizaremos) tiene que ver con la autoestima, y sin duda, los beneficios tienen que ver más con la psicología de la persona que con el físico. Según un estudio hecho por la Universidad de Florida, en la mayoría de los casos la autoestima de las personas que se someten a una intervención estética se eleva porque produce beneficios psicológicos importantes. Nuestra imagen corporal cambia, al igual que nuestro concepto de ella, es por esto que está en constante redefinición. Es influenciada y absolutamente marcada por los patrones sociales y culturales, las situaciones personales y afectivas, los eventos traumáticos, el envejecimiento y más cosas. Es por eso, que la cirugía plástica en su versión estética tiene un rol fundamental en la sociedad.

El concepto de belleza es sin duda cambiante y fugaz, a veces se usa el pelo largo, a veces se usa el pelo corto, las cejas delgadas o gruesas, anteriormente la moda en la rinoplastía era la nariz respingada y ahora es la recta. Sin embargo, si existe un problema grave en la autoestima, como un transtorno o una obsesión, eso no lo cura ningún bisturí y hay teorías que afirman una adicción a las cirugías plásticas, lo cuál también tenemos que tener en el radar. La Cirugía Plástica ha demostrado que mejora todos los aspectos físicos, emocionales y mucho más, pero siempre debes tener presente que la belleza es la expresión y reflejo de lo que llevas en tu interior. Por lo cuál no sería absurdo afirmar que, después de los consultorios de los psiquiatras y de los psicoanalistas, el que más pacientes con problemas psicológicos recibe es el del cirujano plástico.

Pero hay que ver la otra cara de la moneda, no hay que satanizar las cirugías ni a quienes se someten a ellas, también es cierto que un procedimiento estético no es igual a tener baja autoestima, simplemente a querer mejorar algo de tu físico.

Así que, solo habría que saber diferenciar, si éste es el caso o si realmente el origen de quererse someter a una cirugía estética tiene un trasfondo meramente psicológico.

POR MARÍA DEL MAR BARRIENTOS

[email protected]

IG: @MARIMARBAT

edp

¿Te gustó este contenido?