México rojo

El crimen organizado decide. Pone y quita candidatos. Financia campañas y también asesina a quienes le estorban

México rojo

México vive una elección pintada de rojo donde la nota no la dan las propuestas de los candidatos, sino los balazos que los matan.

El país atraviesa el proceso electoral más violento del que se tenga registro. El gobierno está rebasado y las autoridades, en no pocas partes del país, han dejado de serlo.

El crimen organizado decide. Pone y quita candidatos. Financia campañas y también asesina a quienes le estorban.

Aunque desde Gobernación se diga que no hay focos rojos, y en el INE aseguren que está garantizado el desarrollo de la elección, la realidad es otra. El recuento presentado ayer por El Heraldo deMéxico  tendría que preocupar y ocupar: durante los últimos ocho días, fueron asesinados 11 políticos. Es la semana más violenta desde que comenzó el proceso electoral, ya de por sí violento.

En estas elecciones, el número de políticos asesinados llegó a 110. Hace mucho dejó de ser un hecho aislado, y tampoco se trata de un asunto focalizado que ocurre solo en ciertas regiones.

En 22 estados han matado a un actor político, según datos de la consultora política Etellekt, y 31 entidades registran algún tipo de violencia política. El actual proceso ha tenido 400% más violencia.

Entre viernes y sábado, cinco políticos fueron asesinados en Tamaulipas, Puebla, Oaxaca y Quintana Roo.

El viernes, el cuerpo del exdiputado del PRI en Tamaulipas, Juan José Camorlinga, fue localizado en calles de Matamoros con señales de tortura. Había sido levantado el martes previo. Ese mismo día, la candidata del Partido Verde a diputada local por el distrito II de Huauchinango, Juana Iraís Maldonado, y la regidora del municipio Juan Galindo, Erika Cázares, fueron asesinadas por hombres armados mientras viajaban en un vehículo, en el municipio de Zihuateutla. Por la noche, la aspirante a concejala del PRI en Juchitán, Oaxaca, Pamela Terán, fue asesinada a tiros, cerca de la sede de gobierno de ese municipio.

El sábado, la Fiscalía de Quintana Roo localizó el cuerpo del coordinador del PRI en Cancún, Miguel Loo Calvo, quien había sido reportado como desaparecido días atrás.

La lista se vuelve interminable. Precandidatos, candidatos, diputados federales, diputados locales, regidores, alcaldes, exlegisladores, expresidentes municipales, dirigentes partidistas… En México matan políticos con una normalidad aterradora, como se asesinan periodistas, mujeres, activistas, policías… El país se pinta de rojo ante la parálisis de un sistema que no imparte justicia y rara vez castiga.

Los gobiernos están más ocupados dando pésames que seguridad. Más enfocados en la enérgica condena que en las políticas para abatir el crimen. Los asesinatos ocupan los discursos, pero no las acciones de la autoridad. Mientras, tenemos candidatos presidenciales estacionados en generalidades y lugares comunes, lejos de las propuestas viables para frenar la ola de violencia. El país sangra. Quien gane, se encontrará un México pintado de rojo.

-Off the récord

Vienen últimos ajustes en los equipos de Ricardo Anaya y José Antonio Meade para el tramo final de la campaña.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano