México, país de rateros

Cuando salimos de México, deberíamos recordar que nuestras acciones no sólo hablan por nosotros, sino de nuestro país

Verónica Malo Guzmán
Verónica Malo Guzmán / Tres en raya / El Heraldo de México

¡De dar pena! Los robos de dos servidores públicos se volvieron virales este fin de semana. Uno de ellos, diplomático de carrera, y el otro, servidor público a la carrera. Podría decirse que, en ambos casos, el monto de lo robado para nada fue exorbitante; pero el valor de haber robado dichos objetos sí resulta altísimo, como de hecho debiera serlo en cualquier caso y para todo tipo de objetos.

Vergüenza internacional. El embajador de carrera Ricardo Valero, representando a nuestro país en Argentina, se embolsó (más bien, se enperiódico) un libro cuyo costo no superaba los diez dólares. Esto sucedió los últimos días de octubre en una de las librerías más hermosas del orbe: El Ateneo.

Cada vez que salimos de México, deberíamos recordar que nuestras acciones y omisiones no solo hablan por nosotros, sino también de nuestro país; vaya, nos volvemos embajadores de facto ante la opinión pública internacional. Doble responsabilidad cuando se trata de un representante —embajador— oficial. Ricardo Valero ha marcado para mal a nuestro país; ya podremos volver a escuchar —sí, no será la primera vez—: si eso hace su embajador, qué no harán el resto de los mexicanos…

Vergüenza en casa. Un grupo de individuos, donde sobresale un hombre, robaron a plena luz del día las artesanías de unas indígenas cuya falta administrativa fue ponerse a vender en el suelo del Zócalo de la CDMX. Por lo mismo, el gobierno capitalino giró la instrucción de remover sus puestos. Pero cuál sería su sorpresa cuando, en este caso, los rateros resultaron ser los que portaban el chaleco del gobierno de la Cuidad de México. Deshonraron con su hurto infame al gobierno capitalino y a todos los servidores públicos de la nación.

No les importó que les grabaran, menos aún romper en el camino parte de lo desvalijado de forma ruin y artera. Tampoco comprobar que el ejemplo y petición de López Obrador de no robar, no sirve en su caso.

Pequeños y grandes. Tengamos algo claro, el hurto debe castigarse no importando si se tiene el poder adquisitivo o se carece del mismo. El único robo sin pena privativa de la libertad, por ley (con muchas restricciones y después se tiene que restituir el bien robado), es el hurto famélico. (Esto es, solo cuando se roba alimentos básicos, NO suntuarios, solo por vez única, porque la persona no tiene con qué comer.) Por ende, cualquier bien sustraído de forma ilegal, no importando si es barato o caro es ilegal y penado.

Esperemos que tanto el embajador ratero como los funcionarios sinvergüenzas de la CDMX tengan un castigo legal y ejemplar (por lo pronto, a estos últimos ya los destituyeron). No obstante, y muy desafortunadamente, la historia de rateros y raterías no se circunscribe a la 4T y tampoco a los servidores públicos. Tan solo el sexenio pasado se tiene —y apenas comienza a procesarse jurídicamente— la estafa maestra por miles de millones de pesos y en el plano privado se conocen ladrones de todo tipo, estilo y formas.

Reconozcámoslo, hay un alto porcentaje de la población mexicana que se perfecciona en robar, asaltar, saquear y mentir ante cualquier circunstancia. Existe una descomposición y podredumbre social que se manifiesta de esa forma, entre muchas otras. Y hemos perfeccionado el arte de apuntar al otro para no asumir las faltas propias.

Exijamos en todo momento a gobiernos, a sociedades y a nosotros mismos no tolerar la corrupción ni cualquier tipo de robo. Solo así dejaremos, en algún momento, de ser tachados como un país de rateros.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN

[email protected] 

@MALOGUZMANVERO

abr

¿Te gustó este contenido?