México, lafrontera y el yerno

El joven Kushner oficialmente propondrá que esos 150 años de tradición migratoria estadounidense, plasmados en esos principios, se desechen

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

Damas y caballeros denle otra vez una cordial bienvenida a Jared Kushner.

No se me ocurre de qué otra manera presentarles apropiadamente al llamado Secretario de todo que esta semana, otra vez, compartirá las luces y los escenarios con el Presidente de Estados Unidos.

El joven Kushner presentará un nuevo –Plan de Inmigración– enfatizando que en Estados Unidos, las frases de bienvenida plasmadas en la base de la estatua de la libertad nada significan ya. La estatua, que a propósito fue situada a la entrada de la bahía de Nueva York, tiene inscrito en su base el poema El nuevo coloso, de Emma Lazarus que reza… Dame a tus pobres, a tus masas cansadas y hacinadas que tienen ansias de respirar libertad.

El joven Kushner oficialmente propondrá que esos 150 años de tradición migratoria estadounidense, plasmados en esos principios, se desechen. Y, que ahora, en lugar del poema de Lazarus se pongan por delante las necesidades económicas de los negocios estadounidenses y sus requerimientos de mano de obra, para decidir a quién del extranjero Estados Unidos admite como nuevos inmigrantes.

Aprecie usted la ironía. Emma Lazarus escribió este poema para promover la inmigración de los judíos rusos, que en 1886, ansiaban huir de la pobreza y la opresión y soñaban con el concepto de América. ¿Sabe usted quienes estaban entre esos judíos inmigrantes? !Exacto, la familia Kushner!

Pero eso fue hace años cuando los sueños antecedían a los negocios. Hoy hay otros intereses. Hay que reelegir al señor Trump que llegó prometiendo acabar con la inmigración ilegal, y que de eso nada ha cumplido. Así, aunque el joven Kushner anticipo en Washington que su plan tendría compasión y humanidad, al final para lo que servirá será para imponer el criterio de la inmigración meritoria. Visas solamente para quienes tengan habilidades, profesiones, o capital que hagan crecer a la economía estadounidense.

El suegro decidirá al final cuanta rudeza y crueldad tendrá el plan para que la base lo reciba bien. No hay duda, este teatrito será para la base.

En el titulo metí a México porque después de contar a 103,000 desesperados y hambrientos migrantes tratando de entrar y quedarse en Estados Unidos en el mes de marzo y de darse cuenta que otro tanto igual será contado en abril, es más que obvio que el presidente Trump y compañía fracasaron en su intento por detener caravanas y migrantes. Y ahora es menester mostrar los colmillos a ver si con eso se asustan y dejan de venir.

Conclusión: Aquí en Washington hay, en cuanto a México, todo tipo de sentimientos encontrados. Por un lado saben que las criticas al nuevo gobierno se le resbalan y por eso un día lo alaban por contener migrantes, y al día siguiente, lo atacan por no haber querido firmar el llamado Acuerdo de tercer país (Third country agreement). Este hubiera forzado a México a ofrecer visas a los extranjeros que pasaran por su territorio con la meta de pedir ese asilo en Estados Unidos. Ah, esa negativa sí que los irritó.

Por ARMANDO GUZMÁN

*Periodista

[email protected]

@armandoreporta

¿Te gustó este contenido?