México: Incrementar contenido nacional en exportaciones

Aumentar el contenido nacional de los productos hechos en México no se logra de la noche a la mañana

Agustín García Villa / Heraldo de México / Columna Des... propósito
Agustín García Villa / Heraldo de México / Columna Des... propósito

El capitulo dedicado a desarrollo económico del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, que evalúa para su aprobación la Cámara de Diputados, menciona como uno de sus propósitos el referente a aumentar el contenido nacional de los productos hechos en México, en particular, los ensamblados por la industria maquiladora nacional de exportación (IMNEX), el cual actualmente es de 27.1% teniéndose como meta crecerlo a 33% para 2024.

Suena interesante, aunque lo más importante es saber de qué instrumentos y metodologías se van a valer las autoridades para el logro de dichos objetivos, sobre todo ante la ausencia de instituciones especializadas. La experiencia indica que la elaboración y puesta en marcha de un programa así, no se hace de la noche a la mañana.

Se trata de seleccionar industrias en las que se requiere de mayor proveeduría nacional, que en el caso de México se estaría hablando principalmente de los sectores: automotriz, eléctrico-electrónico (E-E) y bienes de capital, lo que llevaría en primera instancia al levantamiento de un censo de las empresas existentes, que en el caso del sector automotriz es posible que su asociación, la AMIA, lo tenga disponible, pero que difícilmente se tendría actualizado en el caso de la industria E-E o la de bienes de capital, lo cual es indispensable a fin de conocer a los jugadores, y más relevante aún, su disposición a aceptar propuestas de nuevos proveedores, pues calificar a los existentes les ha significado largos procesos de selección; lo que involucra mucho tiempo y considerables gastos.

Como segundo paso se requiere de la localización de empresas proveedoras a nivel nacional, lo que también es complicado. Se requiere del apoyo decidido de cámaras industriales para que se congregue a empresas vinculadas a procesos y productos requeridos y, una vez identificadas, conocer sus volúmenes de producción, los cuales, normalmente, son insuficientes, por lo que hay que apoyarlas para la obtención de financiamientos que les permitan su ampliación, lo que también toma tiempo.

En el caso de aquellos procesos y partes y componentes que no se producen en el país se hace necesario identificarlos en el extranjero para convencerlos de los beneficios que podrían obtener en caso de decidir producir en suelo mexicano. En este punto es importante señalar que hay una competencia atroz, pues muchos países latinoamericanos como Costa Rica, Colombia, Brasil, Perú, Argentina y otros, también andan a la caza de esas empresas.

Una vez realizado lo anterior, habrá que esperar a que las empresas tomen las decisiones, lo cual también es time consuming, por lo que lanzar al aire la idea de incrementar los contenidos nacionales requiere de muchas cosas más, que una simple declaración burocrática.

En el pasado, la pertenencia de México al TLC fue un gran estimulo para que empresas extranjeras quisieran instalarse en el país. Ahora, ante la cancelación del TLC y el enigmático inicio del T-MEC, además de la incertidumbre por la cancelación de grandes proyectos de inversión se requerirá, más que de superfluas declaraciones, de creatividad para lograr el incremento.

POR AGUSTÍN GARCÍA VILLA

ANALISTA ECONÓMICO

[email protected]

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo