México, en el banquillo

Qué respondería usted, cuando la prensa de EU puso en sus encabezados, que la respuesta a lo ocurrido en México, el jueves pasado, con el hijo del Chapo fue un "Closterfuck"

Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

México en el extranjero está en el banquillo de la crítica pública.

Yo camino por los pasillos del Congreso en Washington y por esa presencia constante mucha gente me conoce y sabe que reporto en español para medios en México y en Estados Unidos, y el viernes legisladores de alto nivel me dijeron lamentar mucho lo que pasa en mi país. Y la pregunta constante fue… Don’t you guys have a security strategy yet? ¿Y ustedes aún no tienen una estrategia de seguridad?

Qué respondería usted, cuando la prensa de Estados Unidos puso en sus encabezados, que la respuesta a lo ocurrido en México el jueves pasado, con el hijo del Chapo fue un Closterfuck –traducción– Un chingadal de errores colectivos.

Mi función no es disculpar al gobierno de México, ni justificarlo, pero ¿cómo le responde usted a gente con poder? Cuando pregunta, porque en el vecino que les está pidiendo seguir siendo su socio comercial más cercano, hubo un Closterfuck del tamaño del que hubo el jueves. Qué responde usted si no hay una estrategia clara y pública de como enfrentar y eliminar a los cárteles, que durante más de 20 años han tomado más fuerza y control territorial.

Pregunto… ¿Qué respondería usted?

El Presidente de México dice no querer más muertes y crimen y matanzas en la calle, pero la avalancha de juicios y opiniones en las redes sociales en lugar de reflejar apoyo a eso, reflejan más miedo y confusión.

Como explicar en los pasillos del Congreso de EU en donde se hacen las leyes que las autoridades hacen después valer por todo este país, que en el país vecino, las fuerzas de seguridad capturaron a sangre y fuego a uno de los principales criminales de ambos lados de la frontera… Y por ordenes superiores lo dejaron escapar. Como explicar la grotesca y absurda conferencia de prensa, horas más tarde, en la que la familia del Chapo le dio las gracias al Presidente del país por liberar al criminal.

Como explica usted en los pasillos del capitolio la frase, Abrazos no balazos. Y no es ni mi papel, ni mi vocación, ni mi obligación. Pero uno ¡algo tiene que responder!

La gente en Washington incluida la prensa llenó de llamadas al cuartel general de la DEA para que explicaran lo ocurrido en México. La DEA respondió secamente: Pregúntenle al gobierno mexicano. Escuchando ese buen consejo, me uno al coro y con todo respeto pregunto; Si hay una estrategia en contra del crimen y de los cárteles, ¿o simplemente hay que seguir viviendo así?

Conclusión: A mí no se me ocurre pretender saber más que el Presidente de México, él es presidente, no yo. Él sabe lo que pasa por su mente, yo no. Es cierto que en operaciones así las fuerzas de seguridad ponen su vida en la línea, y la mía esta bien resguardada en la capital de EU, pero me gustaría saber cómo explicar en el extranjero, la próxima vez que me cuestionen sobre porque en mi país hubo un clusterfuck del tamaño del que hubo el jueves.

POR  ARMANDO GUZMÁN

*PERIODISTA

eadp

¿Te gustó este contenido?