México Egoísta

Las Organizaciones de la Sociedad Civil son un apoyo natural del trabajo del gobierno cuando los esfuerzos institucionales no alcanzan; no sus adversarios

Adriana Delgado Ruíz / Colaboradora / El Heraldo de México
Adriana Delgado Ruíz / Colaboradora / El Heraldo de México

¿Por qué nos hemos vuelto tan escépticos e indiferentes? ¿Será que el grave problema de la inseguridad y la economía nos vuelve insensibles? Aquellos animales que consideramos inferiores, cazan, construyen refugios y atienden a sus crías en comunidad. Y nosotros ¿debemos resignarnos a que el destino de la humanidad sea el egoísmo? Los antiguos griegos usaron una palabra para definir a las personas que desdeñaban los asuntos de la sociedad… le llamaban idiota.

No todo está perdido. Ahí están Alma Celia Daniel y sus Libélulas del Alma, que en el Instituto Nacional de Pediatría, recaudan fondos para prótesis, aparatos médicos y medicamentos. Ahí están los Angelitos de Cristal, cinco familias con hijos que padecen osteogénesis imperfecta, una enfermedad congénita que hace que sus huesos sean extremadamente frágiles; su tratamiento es muy costoso. Ahí está Comunicación para la Inclusión, dirigida por Katia D’Artigues que junto Bárbara Anderson, lucha junto para que no desaparezca el Conadis; lo que sería mucho más que una bofetada para un grupo vulnerable como las personas con discapacidad. Ahí están. Y como ellos, miles.

Eso es filantropía: procurar el bien de las personas de manera desinteresada. Las Organizaciones de la Sociedad Civil son un apoyo natural del trabajo del gobierno cuando los esfuerzos institucionales no alcanzan; no sus adversarios. Las componen de ciudadanos que buscan cambios, sumar voluntades y, sin duda, un México mejor. Ésta es una nación que sabe de solidaridad y de salir adelante… juntos, incluso cuando una catástrofe nos aplasta. ¿Por qué no podemos poner en práctica esa capacidad en asuntos más cotidianos?

¿Podemos dejar a una madre sin la ayuda de una estancia infantil para que pueda salir a trabajar? El 28.5% de los hogares mexicanos tiene como cabeza de familia a una mujer (Inegi).

Las necesidades de la gente son infinitamente distintas. El joven Fabián Rangel no puede leer música… es ciego. Aun así, toca magistralmente el violín y la guitarra. En la Orquesta Esperanza Azteca de Valle de Bravo encontró formación musical, amigos y otra perspectiva del mundo.

Hay 83 orquestas nacidas de Fundación Azteca, que han beneficiado a más de 15 mil jóvenes de entre 5 y 17 años. Hay 1,300 maestros que fortalecen valores y el tejido social con la disciplina y el arte de la música. La suma de recursos públicos, privados y de patronatos locales ha hecho una diferencia grande y valiosa.

Fundación Azteca realiza muchas más labores sociales. La campaña Limpiemos Nuestro México ha recolectado 188 mil 500 toneladas de basura con el esfuerzo de más de 8 millones 800 mil voluntarios. El Plantel Azteca va en su 20 generación de secundaria y 17 de bachillerato con más de 11 mil estudiantes de escasos recursos y calificaciones de excelencia. Con el impulso de Donativo Hormiga, la Red Social Azteca otorga donativos a las organizaciones civiles que lo necesitan.

¿Debemos retirar los recursos a una forma legítima y democrática de participación ciudadana?

 

@adridelgadoruiz

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRECLAMO. Putin denunció que EU lanzó un misil tras la retirada del tratado INF. Foto: AP

Pide una respuesta para misil