México, antimigrantes

Sociedad que respalda la estigmatización hacia los extranjeros indocumentados y exigente de que se les aplique mano dura

Raymundo Sánchez  / Periscopio / Heraldo de México
Raymundo Sánchez / Periscopio / Heraldo de México

Radicalización ideológica se gesta y promueve por un segmento de la comentocracia y opositores de oficio, desbocados por golpetear todo lo que huela a cuatroté, sin detenerse a prever las consecuencias nefastas para el país y para la democracia.

El tema de migrantes se está convirtiendo en pretexto para diseminar posturas xenófobas, antimigrantes, que sólo benefician a los que pretenden extremar la división social, en aras de buscar más culpables a quienes achacar todos los males de México y, por supuesto, la carencia de soluciones.

Son tontos útiles haciendo el caldo gordo a la segregación racial y el desmantelamiento institucional y de valores nacionales.

Porque, en el centro argumentativo de sus críticas, justifican el endurecimiento de la política migratoria y la criminalización de los migrantes, creyendo que desacreditan al gobierno de Andrés López Obrador por comprometerse ante Donald Trump, magnate en funciones de presidente de Estados Unidos, a procurar la salud, educación y oportunidades laborales hacia centroamericanos que se internan a territorio nacional con la idea de llegar al vecino del norte.

Su sofisma más recurrido, el de más impacto, es aquel que reclama al gobierno por no dar esas mismas oportunidades a mexicanos y ahora pretender darlas a los extranjeros.

La falacia está dando resultados, porque pocos han objetado las medidas que ya echó a andar el gobierno mexicano contra los centroamericanos: lanzaron a la frontera sur 6 mil agentes de la Guardia Nacional y 825 elementos del Instituto Nacional de Migración, y hasta para abordar un autobús se pide credencial del INE, como documentó ayer El Heraldo de México.

Todo ello acompañado de una poco amigable advertencia del canciller Marcelo Ebrard: Si quieres atravesar nuestro territorio para llegar a otro país, pues probablemente lo que vas a encontrar es que te vamos a decir no, no queremos que atravieses nuestro territorio.

Consecuencia: una sociedad que respalda la estigmatización hacia los extranjeros indocumentados y exigente de que se les aplique la mano dura.

Un odio sembrado, igual al que se inocula contra empresarios, jueces y ministros, intelectuales, políticos no afines al proyecto imperante, consejeros y magistrados electorales, activistas, periodistas…

Y de esas fobias se nutren las dictaduras y los totalitarismos.

 

***

EN EL VISOR: La volvieron a hacer los tres mosqueteros Angel Mieres, Alejandro Arai y Franco Carreño, y, por supuesto, el D’Artagnan Alfredo González: consolidan el crecimiento de El Heraldo de México como grupo informativo, ahora con la adquisición de las frecuencias de radio 98.5 FM, en la CDMX, y 100.3 FM, en Guadalajara. Esto, a menos de un mes del lanzamiento de El Heraldo TV, a través del canal 151 de Izzi.

POR RAYMUNDO SÁNCHEZ
[email protected]
@R_SANCHEZP

¿Te gustó este contenido?